CDMX.- Como en los noventa, cuando Luis Miguel era el ídolo juvenil, su antigua casa de Acapulco ha vuelto a provocar sensación, pero con una diferencia: la gente ya no se conforma con mirar desde fuera e imaginar el escenario de fiestas y lujos, pues basta con romper alguna ventana para entrar.
Hace cuatro días, la mansión abandonada de Luismi en Acapulco Diamante provocó sensación en TikTok por los videos publicados por el usuario @hugo_gzbn, quien, junto con dos acompañantes, documentó las albercas vacías, y las vistas que el cantante tenía del mar desde las múltiples terrazas.
En la casa también encontraron un cuarto alfombrado, un sillón blanco, un elevador y mostraron los lujosos acabados que quedaron, como una escalera de caracol.
Hugo se ofreció a dormir en el inmueble si su último video llegaba a 50 mil likes; hasta ayer, el clip publicado hace cinco días sumaba casi 14 mil “me gusta”.
La vida del intérprete recobró interés en 2018 tras la primera temporada de su bioserie, que arranca con escenas de las vivencias del cantante en Acapulco.
Al intérprete de “Culpable o No” seguro no lo calienta la invasión, ya que vendió la casa desde 2013 por temor a la inseguridad que invadió Acapulco, de acuerdo a una declaración jurada que dio a un despacho de abogados en Park Avenue, en Nueva York, en 2015.
Se informó entonces que su comprador fue la inmobiliaria de Jaime Camil y Plácido Domingo, que pagó 8 millones de dólares por la residencia ahora abandonada. (Staff/Agencia Reforma)