Algunos desarrolladores de vivienda en la informalidad, siguen buscando la manera de sorprender no sólo a las autoridades que regulan el crecimiento de las ciudades y autorizan la creación de nuevos asentamientos habitacionales, sino a la población que se deslumbra al tener el ofrecimiento de terrenos baratos, como ahora ocurre en San Francisco de los Romo.
Muy cerca de la localidad Amapolas del Río, al oriente del municipio de referencia, los dueños de un predio comenzaron a vender hace unos meses terrenos para crear un fraccionamiento que denominaron Hacienda Las Amapolas, sólo que al parecer han hecho las cosas al revés, primero han buscado tener lotes vendidos y luego tener la autorización para construir y meter servicios.
Ante esta situación que ya fue denunciada ante las autoridades de San Francisco de los Romo por algunos que pagaron por terrenos, se emitió un aviso a la población para advertir que ese asentamiento denominado Desarrollo Habitacional Campestre Hacienda Las Amapolas, ubicado en el predio rústico conocido como Rancho El Chanate, antigua Hacienda de Jaltomate, no cuenta con autorización alguna.
Si bien hace unos días ya se presentó el representante jurídico de quien pretende desarrollar en ese lugar, se le ha dicho que están haciendo las cosas de manera inadecuada, pues antes que ofrecer los lotes en venta, debieron hacer todos los trámites correspondientes, ante el Municipio de San Francisco, pero también ante la Secretaría de Gestión Urbanística y Desarrollo Territorial (Seguot).
Así pues, resulta que para ese desarrollo no existe ningún tipo de autorización de las dependencias administrativas estatales ni municipales para fraccionar, dividir, promocionar ni comercializar lotes.
Piden a la población que le ha llamado la atención ese ofrecimiento de terrenos baratos, que no arriesguen su patrimonio, pues se ha sabido que por un lote de 10 por 20 metros cuadrados les han pedido alrededor de 20 o 30 mil pesos, lo que de entrada es demasiado barato y desde allí debería caber la duda; por lo que antes de adquirir, es mejor pedir orientación en la Presidencia Municipal y garantizar que los lotes o casas están regulares.