Los diputados aprobaron la propuesta del gobernador Martín Orozco, para redireccionar más de 130 millones de pesos que eran parte de un fondo asignado a la Sedec, y que si bien continuarán como parte del recurso para esa dependencia, en atención a las necesidades derivadas de la contingencia sanitaria por el COVID-19, ahora serán dirigidos al financiamiento de las micro, pequeñas y medianas empresas.

Esa iniciativa fue presentada hace poco más de una semana y los diputados tuvieron este tiempo para analizarla, de manera que decidieron aprobar la modificación al presupuesto de egresos estatal.

De acuerdo a la iniciativa, el plan es facilitar préstamos que van de los 5 mil y hasta los 5 millones de pesos exclusivamente para el gasto corriente de las empresas solicitantes, como es el pago de luz, agua, nómina y otros servicios, con un interés anual de entre el 5 y el 8%.

Así pues, los más de 131 millones serán parte de la recaudación del Impuesto Sobre la Nómina, cantidad que se aplicará mediante el Programa Emergencia de Financiamiento Empresarial que opera el Sifia.

El dictamen fue presentado por la Comisión de Vigilancia, será vigente al 31 de diciembre y permitirá apoyar la conservación de miles de fuentes de empleo que se han visto afectadas durante esta contingencia.