Ariadna Lobo
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-Los menores de edad son las otras víctimas de la violencia familiar y, debido al confinamiento, también sufren los ataques contra su madre y contra ellos.
En las 8 mil 498 carpetas de investigación por violencia familiar, de enero a abril de 2020, hay 872 víctimas, lesionados o denunciantes menores de 17 años, de los cuales 554 son niñas y adolescentes, de acuerdo con un análisis de REFORMA a partir de las cifras de Datos Abiertos CDMX.
La edad con más registro es 17 años, con 85 víctimas; de las cuales 73 son mujeres adolescentes siendo la cifra más alta entre los menores. De ellas, 66 fueron sólo víctimas de un hecho violento en el ámbito familiar, 5 fueron víctimas y denunciantes, y 2 lesionadas.
El número de niños, de 1 a 7 años, registrados por violencia familiar es de 164 y 141 son niñas. Juan Martín Pérez, director de la Red por los Derechos de la Infancia en México (Redim) explicó que esto responde a dos patrones culturales en la violencia contra los menores: la edad y el género.
“Hasta los 7 años son más los varones golpeados porque los están rompiendo para convertirlos en machos y los van haciendo duros porque les están rompiendo la vulnerabilidad y se normaliza.
“En el caso de las adolescentes es el mismo machismo, pero aplicado para el control del cuerpo, de su proyecto de vida y el control de su sexualidad bajo el argumento de que van a salir embarazadas”, explicó Pérez.
Además, de un total de 76 mil 968 víctimas de delitos registradas de enero a abril de este año, 3 mil 455 son menores de 17 años, lo cuales padecen más los delitos como violencia familiar, acoso y abuso sexual y violación.
La Red Nacional de Refugios ha recibido llamadas de preocupación por la falta de convivencia y comunicación en la familia durante el confinamiento.
“Hemos llegado a escuchar frases como ‘Mi hijo ya no quiere salir del cuarto’ o ‘Mi hijo está preocupado porque escuchó al papá decir que era un inútil’ y estamos dejando de mirar que estas son situaciones graves de violencia y abuso que se generan dentro del hogar, y que si no se atienden, puede haber situaciones lamentables”, explicó Wendy Figueroa, directora de la Red.
De acuerdo con Pérez, el Gobierno capitalino no ha apostado por acciones articuladas para atender las necesidades de los niños capitalinos, a pesar de que en 2015 se decretó la Ley de Derechos de Niños, Niñas y Adolescentes.

¡Participa con tu opinión!