Arely Sánchez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-Durante la pandemia, más mexicanos decidieron invertir en su descanso y migraron hacia mejores colchones, almohadas y sábanas.
De acuerdo con Claudio Cervantes, director de Sognare, una marca propiedad de Grupo Inova, aunque en los primeros meses de la pandemia, los consumidores optaron por comprar solo bienes indispensables, después comenzaron a hacer cambios y mejoras al hogar.
“Uno de los primeros pasos fue cambiar la cama, desde el colchón, hasta las sábanas y las almohadas”, señaló.
En entrevista, dijo que, aunque en los primeros meses de la pandemia Sognare tuvo caídas de hasta 60 por ciento en sus ventas de 2020, al finalizar el año pasado cerró con un alza de más de 17 por ciento.
“La gente se ha dado cuenta con los años, que pasamos al menos una tercera parte de nuestra vida en la cama. Entonces el año pasado subió el ticket de consumo, porque la gente empezó a invertir como nunca antes en su casa, en su descanso”, expuso.
Destacó que el ticket promedio de las ventas de la marca creció alrededor de 20 por ciento en 2020.
“Hubo una migración hacia productos de alta calidad, porque en el mercado había mucha oferta, pero de baja calidad”, señaló
Actualmente Sognare ha logrado que al menos una tercera parte de sus almohadas y colchones ya sea producida en México.
“Tenemos producción en Cuautitlán, ahí se termina el producto.
“Hay una combinación de materia prima, según el producto, pero aquí hacemos y terminamos los colchones, algunos de los textiles, como algodón, se producen aquí”, resaltó.