Staff
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- General Motors anunció una inversión de más de mil millones de dólares en el complejo de Ramos Arizpe, Coahuila.
Parte de estos recursos serán para expandir las plantas de ensamble y de sistemas globales de propulsión con el objetivo de producir autos eléctricos a partir de 2023, informó la empresa en un comunicado.
Con esto Ramos Arizpe se convertirá en el quinto lugar donde GM Norteamérica ensambla vehículos eléctricos, sumándose a Spring Hill, Tennessee; Factory Zero, en Detroit-HamTramck y Orion, Michigan, y CAMI, en Ontario, Canadá, detalló.
También se producirán baterías y componentes eléctricos a partir del segundo semestre de este año, iniciando con el sistema de propulsión que impulsa a los vehículos eléctricos, conocido como “Drive Units”.
Otra parte de la inversión será para una planta de pintura de tecnología innovadora, que iniciará operaciones en junio próximo.
“Estamos muy orgullosos de contribuir con la materialización de la visión de GM de cero colisiones, cero emisiones, cero congestionamientos, contribuyendo con la manufactura de vehículos eléctricos”, expuso Francisco Garza, presidente y director general de la armadora.
La inversión también incluirá mejoras a la infraestructura general del complejo, como áreas de materiales, comedores, servicio médico y espacios recreativos, entre otros.
El complejo de Ramos Arizpe continuará produciendo Chevrolet Equinox, Chevrolet Blazer, así como motores y transmisiones, añadió la compañía.
Actualmente cuenta con 5 mil 600 empleados de manera directa y además de la producción para mercado doméstico exporta a más de 40 países.