Abel Barajas
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-Desde 2017, el empresario Baltazar Higinio Reséndez Cantú ha comprado siete terrenos en Reynosa a nombre de sus hijos y suscrito un contrato para rentarle durante los próximos 40 años dos de los predios a Delaro S.R. de R.L.C.V., para que instale un parque eólico, revelan investigaciones de la Fiscalía General de la República (FGR).
Sus cinco hijos, menores de edad, son dueños de tres lotes del Rancho El Sauz, cada uno de 100 hectáreas, que fueron adquiridos por Reséndez el 27 de abril de 2018 y el 30 de octubre de 2019.
Cada lote lo compró en 42 mil 87 dólares o 757 mil 572 pesos.
En 2017 adquirió el rancho La Pita, de mil 475 hectáreas, y el rancho Las Margaritas, de 322 hectáreas. El último tiene una colindancia al norte de 2 mil 820 metros lineales con una propiedad de Juan Francisco Tamez Arellano, quien en 2019 le compró al Gobernador Francisco García Cabeza de Vaca su departamento de Santa Fe, en 42.1 millones de pesos.
Los otros dos predios son terrenos rústicos de 2 mil 563 y 750 hectáreas, cuya compra-venta fue protocolizada el 18 de noviembre de 2018 en 50 millones 18 mil 272 pesos.
“Sobre dichas fincas… pesa un contrato de arrendamiento que celebran por una parte la empresa Delaro Sociedad de Responsabilidad Limitada de Capital Variable y Baltazar Higinio Reséndez Cantú y Nancy Carolina Treviño Vega, siendo el objeto es que el inmueble arrendado servirá para realizar las actividades que se contemplan en las fases del proyecto para la construcción de parques eólicos, teniendo una duración dicho contrato de 40 años”, dice el expediente de la investigación.
Según la página de internet de Delaro, el parque eólico que instalará en Reynosa tendrá una capacidad de 117 megawatts (MW) y la electricidad será vendida a un grupo de consumidores industriales y comerciales.
El contrato que Reséndez firmó con la empresa estipula un pago de 25 pesos más impuestos por cada hectárea en la fase de desarrollo y reserva, y 10 mil pesos por cada megawatt a instalarse en el polígono reservado, a partir de que el proyecto se encuentre en su fase de construcción.