CDMX.- Beyoncé se está tomando muy en serio el historial de comportamiento de sus trabajadores, pues se encuentra investigando a los productores y artistas con los que trabajará para su próximo álbum: Renaissance.
Esta decisión fue tomada después de que el productor Detail, ganador del Grammy en 2015 por coescribir el gran éxito «Drunk in Love», tema que interpretó en colaboración con su esposo Jay-Z, fuera arrestado por abuso sexual en 2020.
«Beyonce quedó devastada cuando descubrió que Detail, uno de sus colaboradores, fue acusado de violación y agresión sexual.
«Ella dejó de trabajar con él y su equipo ahora realiza controles #MeToo sobre cualquier posible colaborador. Dos canciones de artistas de alto perfil han sido rechazadas debido a las acusaciones que enfrentan», informó una fuente anónima en declaraciones para el diario The Sun.
La intérprete de «Single Ladies (Put a Ring on It)» está llevando a cabo un control #MeToo en todos los involucrados en su nuevo álbum, y supuestamente ya rechazó a dos personas para que no aparezcan en el disco, reportó The New York Post.
La artista lanzará Renaissance el 29 de julio, luego de seis años de no estrenar música nueva. (Staff/Agencia Reforma)