Por eludir su responsabilidad de provocar un accidente automovilístico que dejó daños materiales por 300 mil pesos, un individuo inventó que lo habían “levantado” cuando salía de un bar y que, posteriormente, le robaron el automóvil que conducía y que es propiedad de un familiar.
Tras presentar la denuncia penal en la Fiscalía General del Estado y luego de que agentes del Grupo Anti-Secuestros de la PDI realizaran las investigaciones correspondientes, descubrieron que todo lo narrado por el denunciante era falso.
Debido a ello, se giró una orden de aprehensión en su contra y fue detenido por agentes del Grupo Mandamientos Judiciales de la Policía de Investigación.
De esta forma, en audiencia inicial celebrada en el Juzgado de Control y Juicio Oral Penal del Primer Partido Judicial, con sede en la ciudad de Aguascalientes, el imputado Juan Pablo fue vinculado a proceso por los delitos de falsedad de declaración y por daño en las cosas culposo.
Además, le fueron impuestas medidas cautelares para poder llevar a cabo su juicio en libertad, entre las que se encuentran la de acudir a firmar periódica, cada mes, al Juzgado de Control y depositar una garantía económica que asciende a 30 mil pesos, así como la restricción de salir del estado sin autorización y mantenerse alejado de los testigos y la víctima.
Asimismo, el juez de Control estableció un plazo de tres meses para el cierre de la investigación complementaria.
Cabe destacar que, el día 29 de agosto del 2021, siendo aproximadamente las 09:59 de la mañana, Juan Pablo se presentó a la Unidad Especializada en Combate al Secuestro de la FGE para denunciar, ante el agente del Ministerio Público, que había sufrido un “levantón”.
Narró que, ese mismo día, pero a las 02:00 horas, salió de un bar ubicado en el fraccionamiento Valle de las Trojes y se dispuso a abordar un coche Honda Accord, modelo 2006, color gris y con placas de circulación del Distrito Federal, el cual es propiedad de uno de sus familiares.
Sin embargo, en ese momento, fue interceptado por cinco sujetos desconocidos, quienes lo golpearon y lo subieron por la fuerza a una camioneta Chevrolet Silverado pick up, para después enfilarse con dirección al fraccionamiento La Herradura.
Agregó que, posteriormente, los desconocidos lo arrojaron al fondo del Río San Pedro y después se dieron a la fuga, por lo que, una vez que logró salir de ese lugar, regresó hasta el sitio donde había dejado el vehículo, pero se dio cuenta de que ya lo habían robado.
Cuando agentes del Grupo Anti-Secuestros de la PDI iniciaron las investigaciones, revisaron las cámaras de vigilancia que había en la zona y observaron cuando, a las 00:48 horas, el denunciante Juan Pablo se retiraba a bordo del coche Honda Accord, sin que en ningún momento se detectara la presencia de una camioneta en la que supuestamente había sido levantado.
Tras dar seguimiento con las cámaras del C5 SITEC, se detectó que el denunciante llegó a otro bar ubicado en el Blvd. Prolongación Zaragoza, donde permaneció hasta las 01:05 horas y, posteriormente, se retiró.
Más tarde, llegó a un restaurante ubicado en el Blvd. Luis Donaldo Colosio, donde compró alimentos y se retiró del lugar.
Asimismo, se estableció que, ese mismo día por la madrugada, policías viales atendieron un accidente registrado en la avenida Paseos de la Soledad, en el fraccionamiento Misión del Campanario, en el cual se vio involucrado el coche Honda Accord, mismo que había sido abandonado.
Esta unidad automotriz se impactó contra un automóvil Mercedes Benz Hybrid, modelo 2021, color negro, con placas de circulación de Aguascalientes y un coche VW Polo, modelo 2006, color blanco y con matrícula de Aguascalientes, que se encontraban estacionados, provocando daños materiales que fueron estimados en 300 mil pesos, aproximadamente.
Una vez que Juan Pablo fue confrontado con la evidencia encontrada, terminó por confesar que, debido al estado de ebriedad en que se encontraba, provocó el accidente, pero, para evadir su responsabilidad, se retiró del lugar de los hechos y se dirigió hacia el Río San Pedro, donde permaneció escondido hasta las 03:00 de la madrugada, siendo que, posteriormente, caminó hasta una gasolinera donde pidió ayuda a un despachador que se encontraba en una de las bombas, a quien le informó que lo habían secuestrado.
Por tal motivo, el empleado llamó a los servicios de emergencia, arribando policías preventivos de Aguascalientes, quienes, posteriormente, lo trasladaron a la Fiscalía General del Estado para denunciar los hechos.

¡Participa con tu opinión!