Uno de los principales problemas a que se enfrenta el Bosque de Cobos, ubicado al sur de esta ciudad y que abarca un área de cinco mil hectáreas aproximadamente, incluida además entre las cinco zonas protegidas del estado, es el constante acoso de personas que acuden a aquel lugar a depositar escombro, con lo que se afecta a la biodiversidad del lugar, expresó la procuradora Estatal de Protección al Ambiente (Proespa), Ofelia Castillo Díaz.

La cercanía que tiene el Bosque de Cobos con la mancha urbana, deja en claro que su conservación y cuidado, permite que éste siga brindando los servicios ambientales naturales, al ser uno de los pulmones de la ciudad y por ello su valor ambiental.

NATURALEZA E HISTORIA. Durante su participación en el evento “Limpiemos el Bosque de Cobos”, en el marco de la conmemoración del Día Mundial del Medio Ambiente”, destacó que esta zona además tiene un valor arqueológico importante por la concentración de fósiles y restos prehispánicos que se han encontrado en el lugar por parte de algunos guardabosques, como ocurrió con un fósil de dientes de sable, entre otros.

Castillo Díaz recalcó que uno de los principales problemas que se tienen en ese lugar y que se deben enfrentar diariamente, es la presión que se ejerce con la cercanía de las zonas urbanas, y que es constantemente atacado con la presencia de residuos que deben tener un manejo especial, como pueden ser los escombros.

TRABAJO COMPARTIDO. Mencionó que la ONU ha convocado que en este día de conmemoración, se emprendan acciones con sentido y el objetivo de restaurar los ecosistemas, para lo cual se requiere de la participación de las autoridades y la ciudadanía.

Ante ello, dando seguimiento a esta situación a través de la coordinación que se tiene de la Proespa con los integrantes del Gabinete Estatal, como son de infraestructura y medio ambiente, así como el Inagua, llevaron a cabo un programa de limpieza en el Bosque de Cobos, retirando escombros y basura que ha sido depositada de manera clandestina en ese lugar.

ACCIONES CONCRETAS. Ofelia Castillo indicó que se han llevado procedimientos jurídico-administrativos, además de la conmutación de multas, para obtener beneficios para este lugar, de ahí que también se instalará señalética de prohibición para los escombros, basura y otros residuos, y también serán instaladas por lo menos dos cámaras de videograbación más en esa zona, a fin de poder identificar y sancionar a quienes incumplan con la obligación de cuidar el bosque.