Noé García Gómez

Después de un intenso domingo 23 de julio donde más de tres mil personas y un grupo jóvenes dirigentes realizaron un operativo para adueñarse de las tierras del ejido Las Huertas, la tranquila y conservadora sociedad de Aguascalientes leyó en los periódicos la noticia y crónica el lunes el extinto periódico Opinión y El Heraldo reportaron en sus páginas ese lunes 24 de julio de 1978.

El diario Opinión en su primera plana, a ocho columnas titulaba “INVADEN EL EJIDO LAS HUERTAS” y como subtítulo “Seis mil Miembros de un Grupo Político Tomaron Posesión de 47 Hectáreas” Con una foto donde se observa, a lo que parece ser una familia sentada entre polines de madera y varillas en las tierras con algunos surcos de sembradío, continuaba “El ejido Las Huertas fue expropiado y sus propietarios serán indemnizados” informaba Antonio Ortega y continuaba “mientras lo “fraccionaron” tocándole a cada miembro del PST 144 metros cuadrados.

En la nota se redactaba “En una acción sorpresiva mil personas afiliadas al Partido Socialista de los Trabajadores (PST) iniciaron el día de ayer el fraccionamiento de 47 hectáreas del Ejido Las Huertas, ubicado en la parte posterior del CRENA, al Sur de la Ciudad.” y continuaba la descripción “la Expropiación de ejidos y su urbanización es la única forma de resolver el problema social de la Vivienda” dijo Antonio Ortega el periódico lo describía con el cargo de Comisionado Político de la Zona Norte del PST y continuaba “son tierras ociosas que fueron expropiadas por el Comité de Regularización de Tierras (CORETT) y que indemnizará a los propietarios de acuerdo al avalúo que hiciera el patrimonio nacional. Recibimos la notificación de iniciar fraccionamiento ayer a las 9:00horas por parte de Rafael Talamantes, secretario general del Partido con sede en el D.F.” finalmente cerraba el diario “Las autoridades de la Secretaria de la Reforma Agraria (Delegación) afirmaron a OPINIÓN que no hay ninguna disposición legal en la que pueda apoyarse la invasión de los terrenos pertenecientes al ejido Las Huertas. Cerca del CRENA.” Decía el periódico al pie de una foto donde se veía en su mayoría niños en dichas tierras y unos tubos.

El Heraldo de Aguascalientes titulaba su primera plana del lunes 24 de Julio de 1978 “INVASIÓN DE TIERRAS EN EL EJIDO ´LAS HUERTAS´, AYER”. En sus características letras azules, el título de la nota decía “Se disponían a Construir Viviendas 3 mil personas, intervino el Delegado de la Secretaría de la RA.- El Ejército se Mantiene al Margen.” y en el desarrollo del reportaje abundaba  “Centenares de gentes, familias enteras comenzaron a invadir ayer desde las primeras horas de la mañana los terrenos del Ejido Las Huertas que se localizan al sur de la ciudad capital quienes llegaron con sus pertenencias para pasar la primera noche a la intemperie mientras construyen sus hogares, otros acarreaban material y se disponían a construir viviendas” agregaba el diario  “cada jefe de familia o su representante mostraban un documento que extendió la Dirección de la Propiedad Raíz en la cual se certifica que no tienen otras propiedades, porque la solicitud de esas tierras proviene desde hace más de dos años”. Para finalizar puntualizaba “Existe un plano que levantó la Comisión Reguladora de la Tenencia de la Tierra (CORET), en el que se advierte la posibilidad de crear un fraccionamiento para tres mil cuatrocientas cuarenta familias, del que tiene conocimiento el Secretario de la Reforma Agraria Antonio Toledo Corro, según informó Antonio Ortega Dirigente Local del Partido Socialista de los Trabajadores.”

En el centro de la primera plana del periódico El Heraldo una foto donde caminaban dos funcionarios escoltados por otros dos hombres y al pie de dicha foto decía: “EL INGENIERO José Valdés de la Peña, Delegado de la Secretaría de la Reforma Agraria en compañía del Procurador General de Justicia en el Estado, Licenciado Mario López Hernández, fueron captados por la cámara de nuestro fotógrafo en el momento que iniciaban su recorrido por las tierras del ejido Las Huertas donde centenares de gentes provocaron una invasión para habitar.”

Esa era la crónica que dos periódicos reportaban ese domingo, donde se dio la acción sorpresiva, pero la realidad es que el movimiento no se dio de un día para otro, sino fue una labor de trabajo político y social realizado por casi dos años.

Pero imaginemos cómo cayó la noticia un Aguascalientes de ciudad pequeña, católica, conservadora y acostumbrada a la tranquilidad y pasividad política; la toma ilegal de unos terrenos, la invasión de la propiedad privada, por una turba de muchedumbre, era algo que cimbraría las pláticas de las siguientes semanas. La clase media y las familias que habían mantenido sus fortunas heredadas y que encontraron en la compra de tierras y propiedades una forma segura de inversión estaban consternadas. En cambio las miles de familias que vivían hacinadas en fincas y vecindades llegando a ser muchas de ellas aglomeraciones insalubres siendo las vecindades -donde en un cuarto vivían apiladas dos o tres familias, que convivían con otras familias compuestas y compartían baños y áreas de aseo- la representación simbólica del olvido del gobierno por una política de vivienda social y popular. Se llegó a estimar hasta cuatrocientas vecindades donde vivían miles de personas de las más pobres de nuestra ciudad.

Todo lo anterior también evidenció la falta de política pública de vivienda social y popular de las autoridades.

El movimiento social y popular lejos estaba de terminar, seguirían días que se convertirían en meses de resistencia que en la próxima entrega abordaremos.

 

El presente trabajo se realizó con una labor de investigación bibliográfica y hemerográfica, además de anécdotas contadas y entrevistas con algunos de los participantes aquí mencionados. Si usted fue partícipe o conoció algún suceso relacionado, tiene documentos o fotografías y está en el ánimo de contribuir, precisar y enriquecer este trabajo, contácteme. (Correo: honoerato@hotmail.com twitter: @noeg2)

 

¡Participa con tu opinión!