Vecinos del fraccionamiento San Gerardo Residencial denuncian ser víctimas de la descarga de aguas negras provenientes de la planta tratadora que existe dentro de la zona, sin que hasta el momento la autoridad municipal haya puesto remedio.

Sandra Fermill, residente del fraccionamiento San Gerardo, ubicado al sur de la ciudad, denunció que desde hace cinco años los vecinos han tenido que soportar los olores nauseabundos que emanan algunos encharcamientos de la zona, pero a últimas fechas el aroma se ha hecho inaguantable, por lo que al investigar, los moradores se encontraron con la existencia de una planta tratadora en el lugar.

Explicó que las aguas negras han convertido la tierra en una especie de arroyo que ha matado a gran parte de la flora y fauna de los alrededores; añadió que los vecinos han intentado hablar con el presidente municipal Leo Montañez, sin que éste preste atención al caso.

Además de esta problemática, la denunciante comentó que dentro del fraccionamiento no existe servicio de recolección de basura, lo que pone en duda la municipalización de este desarrollo.

Debido a ello, la regidora Mirna Rubiela Medina Ruvalcaba, presidenta de la Comisión Permanente de Ecología, Parques, Jardines y Panteones del Ayuntamiento capital, intentó recabar firmas y copias de las identificaciones oficiales de los quejosos, cosa que no agradó a los vecinos, por lo que el apoyo municipal no prosperó.

Ante la falta de apoyo del Municipio, los vecinos interpondrán una denuncia ante la Procuraduría Estatal de Protección al Ambiente, esperando que por fin se le dé solución a su petición.

Cabe recordar que en 2019, alrededor de 1,200 familias del fraccionamiento San Gerardo experimentaron problemas en el suministro de agua, tras presentar una falla eléctrica en la bomba del pozo.