Silvia Olvera y Sergio Lozano
Agencia Reforma

MONTERREY, NL.- Las ventas de marcas chinas de automóviles nuevos no son las únicas que están multiplicándose en el País, también están aumentando fuertemente las de armadoras estadounidenses que producen en la nación asiática y desde allá exportan a México, y el caso más destacado en volumen es el de General Motors (GM).
Durante el 2023, GM elevó 28.7 por ciento sus ventas en México de vehículos ligeros hechos en China en relación al 2022, al llegar a 138 mil 735.
Por su parte, Ford comercializó en territorio mexicano 12 mil 313 vehículos chinos, lo que representó un aumento anual de 505.7 por ciento en relación al 2022.
En general, las ventas de autos chinos, de marcas no chinas que también incluyen europeas y coreanas, aumentaron 31 por ciento, a 154 mil 301 unidades.
Esta cifra superó a la de las marcas chinas, que fue de 119 mil 385, tras crecer en un año 85 por ciento, muestran datos extraídos del Registro Administrativo de la Industria Automotriz de Vehículos Ligeros del Inegi.
En su conjunto, las ventas de autos procedentes de China el año pasado, de todo tipo de marcas, representaron el 20 por ciento o una quinta parte del total de unidades nuevas comercializadas el año pasado en México, incluyendo las de fabricación nacional que apenas aportaron una tercera parte.
El fenómeno del «dragón chino» es tal que incluso Kenneth Smith, ex jefe negociador mexicano de lo que hoy es el Tratado México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) refirió en una charla vía zoom, organizada por la Asociación de Comercio Internacional de Washington, que Asia representa el 60 por ciento de los vehículos importados en México y China es el número uno, con el 30 por ciento del total, cuando en el 2005 tenía el 12 por ciento, mucho derivado del exceso de capacidad de sus propias marcas.
Pero también desde China producen y exportan a México y a otros países armadoras de todo el mundo, refirió.
«El 75 por ciento de los vehículos vendidos por General Motors en México son hechos en China, por lo que cualquier decisión política que Estados Unidos tome contra China obviamente también tendrá un impacto en la competitividad de algunas de sus empresas».
Por otra parte, de acuerdo con el sitio de noticias EuroAsia Review, con base en estadísticas de la China Association of Automobile Manufacturers (CAAM), en el 2023 México fue el segundo principal destino de exportación de China de todo tipo vehículos, incluyendo los pesados, sólo después de Rusia en donde tras el conflicto con Ucrania, muchas armadoras de Occidente dejaron de venderle.