Daniela Perales Bosque

Hoy domingo 13 de junio del 2021, estoy estrenándome como columnista oficial de este diario tan prestigioso. Después de haber escrito un artículo para el tema de las elecciones, sobre la importancia que aprecio de la participación juvenil en ellas, se me brindó la grandiosa oportunidad de poder escribir de manera más constante en una columna personal de este diario. Así pues, decidí comprometerme a hacerlo cada 15 días y es esta la razón por la que hoy me puedes leer.

Pensé mucho tiempo sobre los temas de los que querría hablar y el público al que quería llegar, pero creo que lo que más me costó fue elegir el nombre de la columna. Escribí muchas posibilidades y no me decidía por ninguna. Sabía que al elegir uno, definiría el camino de los temas que trataría en esta columna y no quería elegir un nombre equivocado. La realidad es que soy una estudiante de la carrera de derecho, pero la verdad es que no deseo enfocar mi columna únicamente a temas jurídicos o políticos, como veo que muchos hacen en este diario, aunque no quiero descartar que quizás algún día pueda tocar uno de ellos.

Considero que últimamente en los periódicos se ha ido generalizando hablar únicamente de este tipo de temas, que sí son muy relevantes y nos conciernen a todos los ciudadanos, sobre los políticos y el Gobierno, pero creo que se han dejado pasar muchos temas que también son importantes como la cultura en México, los problemas actuales de los jóvenes, las oportunidades de educación y trabajo con las que contamos en nuestro país, las decisiones importantes, la psicología, la educación, entre muchos otros.

Es por esto que decidí elegir el nombre de “Ideas en papel”. Me considero una persona que tiene mucho gusto y facilidad por la escritura. Esto, desde la secundaria, donde ya tenía el interés por escribir y lo inicié con textos como cuentos. Recientemente fue que escribí una obra literaria más larga y la hice para un concurso del Instituto Cultural de otro estado. No gané, pero fue así como la publiqué de manera independiente y se tituló: “En el camino a casa”. Sin embargo, no pretendo generalizar sobre quiénes pueden escribir. La escritura no está hecha solamente para aquellos que escriben literatura; existen desde el ámbito de los diarios personales, las columnas de los periódicos, las reflexiones, frases de psicología, cartas, entre otras. La escritura abarca muchos ámbitos de nuestra vida, pero poco a poco se ha ido abandonando su uso para los temas personales. Lo hemos limitado a ámbitos de trabajo o la entrega de proyectos en la escuela. Es decir, a temas obligacionales. La escritura es una herramienta que nos beneficia y debemos fomentar que no se pierda su uso. La escritura nos permite expresarnos de manera más fácil, pensar antes de escribir, elegir las palabras adecuadas, mostrar nuestros sentimientos o no hacerlo. En cambio, cuántas veces en los diálogos orales fallamos en lo que queríamos decir o terminamos peleados con otras personas por explotar en nuestras emociones. Es por esto que considero, la escritura es una herramienta muy útil para todos los seres humanos. Las “Ideas en papel”, que quiero expresar son todas aquellas que me parezcan útiles para las personas que me lean, sin importar la edad o el oficio al que se dediquen. Ideas que sean relevantes en este momento y de acuerdo con el mundo que vivimos. Me gustaría fomentar las letras en palabras auténticas y sinceras, sobre lo que experimentamos a diario. Así es como pretendo ir desarrollando esta columna.

Sin más por el momento, nos vemos en 15 días.

daniela.perales@hotmail.com