Al decretar una contingencia en el municipio de Jesús María a causa de los baches que aparecen propiciados por la lluvia, el alcalde José Antonio Arámbula López solicitará un adelanto de 18 millones de pesos, correspondientes a las participaciones federales del ejercicio 2022, para colocar pavimentos de concreto hidráulico en las principales vialidades afectadas.

Asimismo, informó que se requiere una inversión aproximada de 120 millones de pesos para la construcción de nueve puentes vehiculares, porque varias comunidades se han quedado incomunicadas con el resto del municipio, al no poder cruzar los ríos repletos de agua.

Indicó que algunos habitantes deben rodear sus comunidades para evitar el aislamiento en que han quedado por el flujo de agua y otras, sencillamente, no pueden cruzar. Entre ellas, se encuentran los Ramírez, los Vázquez, la Rinconada, Agua Clara, San Miguel a Maravillas, entre otras.

Cada puente puede costar entre 10 y 20 millones de pesos, de acuerdo con las proyecciones iniciales, motivo por el cual se necesitará del apoyo del Gobierno Estatal o de la Federación, informó el primer edil.

Por esto, esta temporada de lluvias es una contingencia, es un fenómeno natural que nadie se esperaba y ha llegado agua por encima del promedio anual y, aunque el campo está verde y con excelentes expectativas de cosechas, las ciudades están afectadas en sus vialidades por tantos baches, aparte se requiere del sol, de una determinada temperatura y sequedad para que queden al 100% estos procesos de rehabilitación vial.

Hasta el momento, el gobierno de Jesús María ha ido aumentando su presupuesto para el bacheo, pues se empezó con 10 mdp, pero se ha tenido que recurrir a otras áreas para traer recursos para obra pública y atender las demandas ciudadanas que se quejan de los hoyos en las vialidades por las cuales transitan en sus vehículos.

Cuando se acabaron esos primeros 10 mdp, se aumentaron 5 millones, luego subió a otros 2 millones, ahora se han pedido otros 3 millones, y se busca un adelanto de otros 13 millones de pesos para bacheo y pavimento de concreto para determinados puntos por donde transitan vehículos pesados y que resultan peligrosos, finalizó el alcalde Antonio Arámbula.