Las acciones de los policías municipales han derivado en prevenir al menos siete casos de suicidio en los últimos días.
El primer caso se registró en el fraccionamiento Santa Anita tras recibir el reporte de que una mujer de 34 años había sido encontrada suspendida con un lazo atado a su cuello. Al intervenir en el lugar, los oficiales le brindaron los primeros auxilios para que fuera posteriormente trasladada al Hospital Hidalgo.
El segundo tuvo lugar en el fraccionamiento Villas de Nuestra Señora, donde una joven de 23 años de edad había sido detectada con lesiones en las canillas, encontrándose en estado inconsciente. Los oficiales atendieron a la joven hasta el arribo de paramédicos de la Coordinación de Protección Civil, quienes le brindaron la atención prehospitalaria necesaria, no requiriendo traslado a un nosocomio.
Otro caso fue atendido en el fraccionamiento Colinas del Río, ya que una joven de 23 años había ingerido alrededor de 30 pastillas Clonazepam y cerca de 28 pastillas de Rivotril. La joven tuvo que ser trasladada por su familia al Hospital General de Zona No. 1 a bordo del vehículo particular, por lo que los oficiales le abrieron paso para su rápida atención.
El cuarto reporte fue en la colonia San José del Arenal, donde un joven de 24 años de edad había atentado contra su vida al ingerir aproximadamente 15 pastillas aparentemente de medicamento controlado, decidiendo trasladarlo a recibir atención médica por sus propios medios.
Otro reporte fue atendido por elementos de Grupo de Operaciones Aéreas en el fraccionamiento Villa de las Palmas, donde se reportó que un ciudadano de 38 años de edad había sido detectado por familiares cuando colgaba con un lazo atado a su cuello descendiéndolo rápidamente, por lo que los paramédicos le brindaron la atención prehospitalaria necesaria logrando su estabilización en el lugar.
El sexto caso se registró en la Comunidad Refugio de Peñuelas, donde una ciudadana manifestó que su hijo se encontraba encerrado en su cuarto, a donde había ingresado con una cuerda, por lo que temía que atentara contra su vida. Los oficiales abrieron la puerta logrando detectar a una persona de 37 años de edad suspendida con una cuerda atada a su cuello. Rápidamente lo sujetaron para desatarlo y ponerlo a salvo, brindándole los primeros auxilios. Fue trasladado al Área de Trabajo Social de la Dirección de Justicia Municipal.
Finalmente, el último reporte tuvo lugar en la colonia Gremial, en donde oficiales auxiliaron a una joven que había ingerido alrededor de 30 pastillas de medicamento controlado, siendo trasladada por paramédicos del ISSEA a recibir atención Médica al Hospital Tercer Milenio.

¡Participa con tu opinión!