La Secretaría de Desarrollo Económico del estado (Sedec), poco puede hacer ya ante la desaparición irresponsable de la empresa Frontrunner Technologies, que sin avisar a sus trabajadores y menos a la autoridad, cerró sus puertas y desmanteló el local que ocupaban como fábrica de software.

Así lo aseguró el titular de la Sedec, Manuel Alejandro González Martínez, quien resaltó que la actitud de los directivos de dicha planta fue por demás insensata por huir de esa forma en un tiempo complicado, cuando toda la comunidad enfrenta dificultades por la contingencia sanitaria y lo que se viene en materia económica.

Por lo pronto, a los 67 trabajadores que se quedaron sin empleo de la noche a la mañana, tras fincar la ilusión de que luego de un paro técnico se reintegrarían a sus labores, tendrán que demandar el pago pendiente, sus prestaciones e indemnización ante la autoridad respectiva, y por lo que respecta a la Sedec, la propuesta es que pudieran sumarse a las empresas del mismo ramo que tienen espacios de contratación, para lo cual se podría hacer la gestión.

González Martínez aseguró que una vez que se tuvo conocimiento del cierre y desmantelamiento de la empresa, se ha tratado de ubicar a los representantes y directivos de la misma pero se han hecho “ojo de hormiga”, pero de encontrarlos lo mínimo que se pedirá es que se pongan a mano con sus trabajadores.

Se trata de una empresa que irresponsablemente decidió cerrar ante un momento crítico, por lo que se espera, dijo el titular de la Sedec, que otros no sigan ese mal ejemplo, antes bien, que se acerquen con sus trabajadores a llegar a un acuerdo y en caso de requerir algún apoyo, la Secretaría a su cargo tiene programas y convocatorias para que puedan sumarse a éstas y obtener algún beneficio.

Hasta donde se tiene conocimiento, refirió el funcionario estatal, hace 15 días anunciaron a sus trabajadores que habría un paro técnico, no obstante el 24 de abril pasado trabajadores acudieron a la empresa y se dieron cuenta que estaba desmantelada y de los patrones no sabían su paradero, “ante esto, queda decir que no se vale jugar chueco y por eso estamos haciendo la investigación pertinente”.

Insistió que se intenta dar un poco de tranquilidad a los trabajadores que se quedaron sin empleo, pues hay otras empresas del mismo giro en la entidad y que pudieran tener un espacio para ellos, hay que recordar, mencionó, que se trata de empresas con buena demanda de profesionistas y trabajadores, por lo que “tenemos confianza en que podrán ser acomodados de manera muy rápida”.