Por primera vez en lo que va de la liguilla Necaxa Sub 17 tendrá que remar contra corriente si es que quieren levantar el título de campeones hoy por la tarde al tener una desventaja de dos goles luego de que a media semana Puebla logrará hacer pesar su estadio venciendo 3-1 a los Rayos que necesitan mínimo ganar 2-0, para forzar a tiempo extra. El encuentro esta vez no será en Casa Club, sino que el Victoria abrirá sus puertas para este importante partido que cerrará un semestre más que exitoso para los Rayos que lograron sorprender hasta el punto de tener la copa al alcance de sus manos.
La misión no será nada sencilla, Puebla ha logrado anotar en cuatro de los cinco partidos de liguilla y en tres de ellos más de dos goles, así que la defensiva de Necaxa tendrá que aplicarse al mil por ciento si es que quieren mantenerse en el partido. En el encuentro de ida los poblanos manejaron la posesión del balón y gracias a la pelota parada estuvieron encima del área rival, lo que negó la posibilidad de que Necaxa se asentara en el campo.
Una de las claves para los Rayos será que el delantero Miguel Pedroza aparezca luego de que en la campaña regular anotará 12 anotaciones, si hay esperanzas de título el goleador rayo tiene que aparecer en el arco rival. El peor enemigo será el reloj de juego, mientras no caigan los goles la presión irá aumentando y los espacios también, mismos que Puebla puede aprovechar para sentenciar la llave. Es ahora o nunca para los dirigidos por Jesús Palacios que buscan coronar una gran temporada con un título que iluminaría un semestre oscuro para Necaxa que no pudo tener a ningún equipo peleando por los primeros puestos más que a la Sub 17 que está a 90 minutos de conquistar una liga que sabría a gloria pura.