José de Jesús López de Lara

Caos vial, bardas y árboles derribados, así como las “clásicas” inundaciones en las principales avenidas de la ciudad, dejó la “tromba” registrada la tarde del martes en Aguascalientes.
Aproximadamente a las 19:30 horas se dejó sentir una fuerte lluvia al norte, oriente y sur de la ciudad. En algunas zonas, fueron 40 minutos los que duró la precipitación pluvial, suficientes para provocar tremendo caos con encharcamientos, vehículos varados, casas inundadas, bardas y árboles caídos.
En avenida Aguascalientes Oriente y cruce con avenida Tecnológico, fue derribado un árbol de 8 metros de altura; caso similar ocurrió en avenida Aguascalientes Sur y avenida Mariano Hidalgo. La lluvia provocó que varios semáforos dejaran de funcionar, entre ellos el ubicado en avenida Aguascalientes Sur y avenida Paseo de la Asunción, por lo que policías viales no se daban abasto para agilizar el tráfico.
En avenida Aguascalientes Oriente y avenida Barberena Vega cayó otro enorme árbol que provocó fuera cerrada la circulación vehicular de la lateral. En un domicilio ubicado en la calle Santos Degollado, en el Barrio de La Salud, un árbol cayó sobre una barda y la derribó parcialmente.
El sótano de la Policía Ministerial del Estado quedó inundado y varias patrullas resultaron dañadas. Asimismo, en la calle Miguel Caldera y esquina con avenida Convención Sur, en el fraccionamiento Jardines de Aguascalientes, se registró la caída de la barda perimetral de entre 25 y 30 metros de largo, de lo que anteriormente fue Colegio Patria.
Lo anterior provocó una gran movilización de policías viales, Bomberos Municipales de Aguascalientes, personal de la Coordinación Municipal de Protección Civil, Protección Civil Estatal, policías estatales y policías preventivos de Aguascalientes, además de cuadrillas de la SOPM, Veolia y CFE.
De igual forma, agentes ministeriales estuvieron brindando apoyo a varias familias a cruzar avenida Héroe de Nacozari y avenida López Mateos, que quedaron completamente inundadas. En otras zonas la llovizna duró apenas unos minutos, pero con intensas rachas de viento.