Éste sería el tercer año consecutivo en que la industria de la construcción enfrenta restricciones presupuestales en materia de obra pública, al menos por parte de la federación, pues si bien, a nivel estatal se ha pretendido dar impulso a diversos proyectos no ha sido del todo suficiente, dadas las condiciones actuales de salud, a donde obviamente tienen que enfocarse principalmente los recursos económicos.

El presidente de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC), en la entidad, Ángel Palacios Salas, resaltó que este año son pocas las empresas las que terminan con trabajo y generando empleos, que si bien, no son en la cantidad que se desearía, hacen que la actividad no se detenga por completo.

Refirió que se trata de pequeñas constructoras que están trabajando en el libramiento carrero poniente y que lograron tener acuerdos con la concesionaria de esa gran obra, aparte del par de constructoras “ancla” que también son locales y que tienen contratos con algunos “hombre-camión”, para el acarreo de materiales, o bien la realización de parte de la obra.

ACLARACIÓN. Refirió que en días pasados, se dio a conocer un reclamo sobre el posible atraso en el pago del salario de trabajadores de obra, lo cual, dijo, es improbable que se dé; si bien, es posible que haya quienes consideren que así es, tal vez les ha faltado comentar que a diferencia de otras obras, en ésta el pago se da hasta terminado determinado proyecto o plan de trabajo por tramos.

En esta ocasión, dijo, se tiene conocimiento que no hubo anticipo de entrada a las constructoras que participan, de ahí que los pagos se hacen en cuanto se realizan los trabajos, ya sea por semana o semana y media, pero en términos generales, resaltó, no ha habido atraso considerable y de esa forma de pago, están enterados los trabajadores de la obra.

COMPROMISO. Además, refirió que la concesionaria del libramiento ha cubierto los pagos según lo acordado en tiempo y forma, y por lo que respecta a las empresas locales que son parte del proyecto, sobre todo las socias de CMIC, saben que hay un compromiso de liquidar a los trabajadores en cuanto les llega el recurso económico.

Sobre el tema, mencionó que ningún representante sindical se ha dirigido a la CMIC para presentar queja o denuncia sobre la falta de pago a los trabajadores, y hasta donde se tiene entendido, “les están cubriendo los pagos cada 22 días en promedio, como sucede en todas las obras en términos generales”.