Para el Observatorio de Violencia Social y de Género de Aguascalientes, la UAA sigue siendo omisa en los casos de acoso y hostigamiento sexual hacia alumnas de la Máxima Casa de Estudios en el estado, ya que su responsabilidad no termina con sólo despedir a los docentes involucrados, sino que tiene la obligación de darle seguimiento a los procesos hasta el final, lo cual no está ocurriendo, así lo señaló su coordinadora, Violeta Sabás Díaz de León. Consideró que frente a 50 denuncias, es insuficiente despedir a los responsables, cuando en realidad la Universidad está obligada a seguir un proceso para que las víctimas tengan hasta la medida de lo posible, una reparación integral del daño y lo más importante una medida de no repetición; “porque nada garantiza que este personal que corren o que despiden de la UAA va a seguir laborando incluso en preparatorias o secundarias poniendo en vulnerabilidad a niñas y adolescentes”. Asimismo, dijo que el protocolo elaborado por la Universidad Autónoma tiene varios errores, a pesar de las observaciones hechas por el propio Observatorio de Violencia Social y de Género.