A lo largo del presente año, donde la pandemia por el COVID-19 no ha frenado el vandalismo hacia la infraestructura hidráulica, se han registrado de dos a tres actos semanales en perjuicio de miles de ciudadanos que se quedan sin agua por un promedio de tres días al ser afectados los pozos ubicados en su mayoría en la zona oriente capitalina, generándose gastos millonarios para la reparación de los equipos, informó el director de la CCAPAMA, Refugio Muñoz de Luna.

Hasta el momento ninguno de los infractores ha sido detenido ni identificado, motivo por el cual se trabaja para la colocación y operación de 50 cámaras de videovigilancia en pozos que estarán conectadas al C-4 Municipal para intervenir de manera oportuna e inmediata cuando ocurran esos sucesos que afectan y molestan a la ciudadanía.

En entrevista con El Heraldo, el funcionario capitalino señaló que el vandalismo cometido va desde el corte de cables, la maniobra y dañar el equipo de bombeo. Las reparaciones cuestan entre 10 mil y un millón de pesos, de acuerdo a las afectaciones.

Los dos actos vandálicos de esta semana ocurrieron en Villa Montaña y en Guadalupe Peralta, en donde se robaron el cable y ya se había reparado, pero regresaron para acabar con el sistema de rebombeo y ahí se causó un daño a la bomba y provocó que la ciudadanía estuviera alrededor de tres días sin agua.

Este tipo de eventos pueden provocar serias crisis en el abasto del vital líquido a la ciudadanía, porque se debe proceder de inmediato a los tandeos, y eso reduce el flujo de agua que se suministra a una diversidad de colonias y fraccionamientos, motivo por el cual se utilizan las 20 pipas para dotar del fluido a los usuarios.

Por todo esto, adelantó que se trabaja en un programa denominado Adopta Tu Pozo para que la ciudadanía apoye en emitir las alertas, aparte de las 50 cámaras de videovigilancia instaladas para detectar a los infractores o bien desalentar a los vándalos. “Esto estará en funcionamiento a finales del mes de diciembre próximo”, concluyó.