Aunque a finales de mayo pasado, un juez federal ordenó al Congreso del Estado que ratificara como magistrada por 15 años más a Gabriela Espinosa Castorena, actual presidenta del Poder Judicial del Estado, el diputado Enrique García López aseguró que el proceso legal continúa y no es una decisión firme todavía, de ahí que el Congreso del Estado seguirá en la pugna legal para negar esa posibilidad a la jurista.

En entrevista colectiva, aseveró que la resolución del amparo sigue su cauce y, en lo que compete al Legislativo Local, “seguimos firmes en nuestra postura” de no reconocer la revalidación.

Tras adelantar que los diputados locales podrían impugnar la determinación del juez e insistir en que Gabriela Espinosa no debería continuar en el cargo, indicó que este proceso sigue su cauce legal, en tanto que “hubo un juez que determinó el tema de otorgar la ratificación. Como todo amparo, existen otras tres instancias que tienen que ratificar la sentencia, de ahí que el proceso sigue”.

LOS ARGUMENTOS. La negativa de los legisladores locales en torno a la posible reelección de la magistrada, actual presidenta en el Poder Judicial del Estado, aclaró, no es por considerar que no tiene cualidades o capacidad para ello, sino porque la idea es acabar con los cargos vitalicios que se llegan a tener en el PJE, donde, en ese cargo, por ley, pueden estar hasta cumplidos los 75 años de edad.

De ahí que, con la posibilidad de ser reelectos como legalmente se indica ahora, serían 30 años en el cargo, restando la inquietud de quienes, en el mismo sistema judicial, tengan la aspiración y, por existir el vitalicio, quedan rezagados, a pesar de tener las mismas o mayores cualidades.

HISTORIA PARECIDA. Algo similar se avecina con la magistrada Edna Edith Lladó Lárraga, quien ya ha presentado su propuesta de evaluación para solicitar también su reelección en el cargo por otros 15 años. Por eso, renace la pregunta en el Legislativo “si es que queremos un Pleno Judicial vitalicio, porque ésta sería la cuarta magistrada que estaría de manera vitalicia”.

Insistió que, en el Congreso del Estado, se tendrá que hacer un análisis profundo sobre esta situación, respetando los principios que exige la legalidad y de separación de poderes, pero “hay que ser claros, también habrá un grupo importante de personas que estarán buscando mañana o pasado acceder al cargo de magistrados, y se lo vamos a impedir gracias a la situación de que gozan los actuales, que pueden permanecer hasta por 30 años consecutivos. Yo creo que 15 años es suficiente, pues, sin lugar a dudas, es el máximo reconocimiento que le pueden hacer a una persona con carrera judicial importante”.