Claudia Guerrero
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-Tras advertir que su Gobierno pondrá en marcha una campaña contra la comida chatarra, el Presidente Andrés Manuel López Obrador insistió en recomendar a la población el consumo de productos como el maíz y el frijol.

En conferencia, recordó que la semana pasada recibió críticas por sugerir que a los ciudadanos la ingesta de arroz y maíz.

Sin embargo, insistió en la necesidad de mejorar la dieta y orientar a las personas para recibir el consumo de productos procesados.

“La otra campaña ya la teníamos concebida pero ahora con más razón es sobre orientación nutricional, por qué no es nada más sana distancia, lavarnos las manos, sino comer bien y comer bien no significa comer en abundancia, comer cosas exóticas o caras, es comer lo que nutre, lo que tiene que ver con nuestra tradición, lo que tiene que ver con el maíz, el frijol, me criticaron porque dije eso, pero tenemos que alimentarnos bien”, expresó.

“México es un país con mucha producción de frutas como ya quisieran en otros países producir la variedad de frutas que se producen en México, entonces mucha fruta de temporada, vitaminas; como las proteínas, el frijol es proteína y también carbohidratos, el maíz, la tortilla, desde luego todo con moderación y evitar el consumo de productos chatarra, evitarlo, las bebidas que están hechas con mucha azúcar”.

El Jefe del Ejecutivo explicó que la pandemia del Covid-19 ha puesto en evidencia los problemas nutricionales de la población.

Insistió en que las mayores complicaciones se presentan en pacientes que tienen enfermedades crónicas como la diabetes y hipertensión.

Reiteró que, además de los factores hereditarios, la mala alimentación y la falta de actividad física han sido determinantes.

“Necesitamos prevenir con una buena campaña de orientación nutricional, se va a hacer, como nunca, vamos a utilizar todos los espacios en periódicos y los espacios en radio y televisión para esta campaña”, indicó.

“Vamos a recuperar investigaciones de Profeco desde que estaba el Instituto Federal del Consumidor, investigaciones sobre la calidad de productos dañinos, productos chatarra que tienen que ver más que nada con la publicidad. Entonces, sin prohibir, orientar y que la gente decida sobre el daño que se causa”.