El líder de los abarroteros en la ciudad, Antonio Hernández Esparza, informó que sus agremiados fueron constantemente afectados por la inseguridad, al ser presas fáciles de robos tipo hormiga y hasta violentos. Lamentablemente, la falta de confianza hacia las autoridades de seguridad e impartición de justicia, respectivamente, limitaron a que la mayoría de los hechos fueran denunciados formalmente.
Negocios prácticamente de todas las zonas resultaron afectados, sin embargo, fue en la zona oriente de la capital donde se registraron la mayoría de los casos. La ola de robos, ocasionó que a veces los abarroteros tuvieran que realizar un esfuerzo para la instalación de videocámaras, aunque reconoció, los ladrones no se inhiben con facilidad.
De acuerdo a estimaciones del líder abarrotero, durante el año recién concluido, hubo semanas en las cuales se registraban hasta cuatro robos por lo que ha exhortado a extremar precauciones, como por ejemplo mantener las cajas registradoras cerradas, tener a la mano el número de emergencia, así como tratar de que al menos estén dos personas atendiendo el negocio y evitar cerrar a altas horas de la noche.
Finalmente, Hernández Esparza exhortó a los cuerpos policíacos a reforzar los rondines de vigilancia principalmente en colonias populares y conflictivas.
“Lamentablemente la inseguridad nos sigue afectando, las tiendas de abarrotes llegan a ser como cajeros automáticos en ocasiones para los ladrones, aunque hay que decirlo, son producto de las ventas del día. Pudiera no ser mucho, pero es el esfuerzo de los compañeros que van al día”, expresó.