Salvador Rodríguez López

A 45 días de que tenga lugar el relevo en los 11 ayuntamientos hay intranquilidad en varios de los nuevos ediles, debido a que no se les ha informado si los actuales titulares ya pagaron el adeudo al ISSSSPEA y si les dejarán los recursos suficientes para el pago del aguinaldo al personal.

Aunque de manera formal será a partir de este mes cuando se inicie el programa de entrega-recepción en cada alcaldía, han tratado de conocer en qué condiciones recibirán la oficina sin que en dos o tres casos se lleve a cabo una plática que permita vislumbrar lo que les espera.

Lo anterior tiene como sustento que hace varias semanas el director del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales para los Servidores Públicos del Estado de Aguascalientes, Jesús Ortiz, amagó con llevar a juicio a los alcaldes que no han entregado las cuotas que les descuentan a los trabajadores, pero de pronto se dejó de hablar del tema, lo que podría significar que hubo un arreglo o que pasó a segundo término este asunto y que de ser así podría revivirse en cuanto entren en funciones los actuales presidentes electos.

De manera especial quieren saber si recibirán el dinero necesario para los aguinaldos, teniendo como base que en años anteriores hubo quienes recurrieron al Gobierno del Estado para que les adelantara partidas presupuestales, lo que en cada ocasión se convierte en un estira y afloja porque el mando estatal acepta ayudar pero lo hace al cuarto para las doce y lo hace en aras de evitar que el problema se convierta en un asunto político, aunque esto mantiene bajo tensión al personal que no sabe si recibirán lo que es un derecho constitucional.

En ambos casos es indebido que los alcaldes echen mano de esos recursos, porque en lo que se refiere a las cuotas del ISSSSPEA no forman parte de la hacienda municipal y las cuales, ilícitamente se utilizan como si fuera un crédito para la ejecución de diversos programas, lo que más tarde se convierte en un complicación toda vez que el Instituto exige la entrega porque es con lo que atiende los programas a que tiene derecho el personal, principalmente de empréstitos, lo que, valga señalarlo, a lo largo de la historia del organismo nunca se ha dejado de atender las solicitudes pese a que el ayuntamiento no haya entregado las cuotas. El único que nunca ha estado en estas vicisitudes es el de Aguascalientes, que de manera puntual hace el depósito, en cambio hay otros que han llegado a deber varios millones de pesos y que luego no haya cómo pagarlos.

En cuanto a la partida prevista para los aguinaldos también es impropio que se le dé un destino distinto, porque incluso es un recurso que está etiquetado desde principios de año, por consiguiente sólo puede ser empleado para los fines que está previsto. Sobre este particular, parte de la responsabilidad recae en los regidores y síndicos, que permiten que se haga o que no vigilen el uso y destino del caudal.

Lo que cabría hacer es que el equipo de transición del electo revise con lupa todo lo referente a las finanzas y los convenios que tenga el Ayuntamiento, lo mismo las obligaciones que por ley tiene sobre el manejo de los recursos, con lo que se evitarán que una vez en funciones vengan las presiones para que paguen lo que sus antecesores no hicieron, o que se ponga en riesgo la aportación para los alcances de diciembre.

AGRADECIDOS CON LA LEY

México es un país de contrastes, porque al mismo tiempo que se persigue con dureza a los empresarios para que paguen los impuestos, a los partidos políticos que son rechazados por los electores y que deben irse con su música a otra parte, se les permite que sigan con vida en lo que resta del año, lo que significa que seguirán recibiendo recursos públicos.

En las elecciones que tuvieron lugar el pasado 6 de junio no alcanzaron el mínimo del 3% de la votación total los partidos políticos nacionales, Fuerza por México, Encuentro Solidario (PES) y Redes Sociales Progresistas (RSP), lo que motivó que la Junta General Ejecutiva del Instituto Nacional Electoral (INE), aprobara la declaratoria de pérdida de registro al quedar demostrado que no alcanzaron el apoyo mínimo de los ciudadanos.

El lunes pasado se realizó la sesión en la cual la Comisión de Fiscalización del INE inició el proceso de pérdida de registro de los tres organismos y liquidación de bienes, proceso al que ninguno se opuso. Fuerza por México y Redes Sociales era la primera vez que participaban, mientras que el PES perdió por segunda ocasión el registro, antes se denominaba Encuentro Social.

Redes Sociales obtuvo 1.7% de la votación, Encuentro Social 2.75% y Fuerza por México 2.4%.

De los tres institutos, Encuentro Social formó parte de la alianza Juntos haremos historia en 2018 y que llevó al Gobierno de la República al actual mandatario, pero no alcanzó el 3% requerido y quedó fuera, sin embargo volvió a solicitar su registro y en lugar de Encuentro Solidario se puso Encuentro Social, pero ni eso le valió porque los votantes nuevamente lo echaron, aunque sus líderes cuentan con el cobijo presidencial por lo que es posible que por tercera vez tramiten su ingreso al entramado.

Según la ley, los recursos que reciben todos los partidos son por el año civil completo, de manera que aún cuando estén desahuciados seguirán obteniendo el apoyo gubernamental, lo que les permitirá cavilar la manera de seguir pegados a la ubre oficial.

Lo que es innegable es que los partidos políticos en general pasan por una crisis. Existe descontento ciudadano por la falta de apoyo de quienes se acuerdan que existen sólo en época de elecciones, lo que provoca que casi la mitad de los empadronados no acuda a las urnas y crezca el número de votantes que inutilizan la papeleta como una manera silenciosa de reclamo. Es una situación que ha ido creciendo desde la octava década del siglo pasado y que actualmente se refleja en la falta de representatividad de senadores y de diputados federales y locales, que sólo en pequeños grupos tienen oyentes. En la campaña los candidatos se esfuerzan por escuchar y atender al pueblo, pero una vez en el cargo se niegan a recibir a quien tiene algún asunto que tratarles y algo similar sucede con los gobernantes de todos los niveles, que rodeados de sus guaruras (pomposamente denominado “equipo de seguridad”) evitan que se acerquen al patrón.

El problema de fondo en Aguascalientes y seguramente en todo el país, es con políticos carentes de ideología, de sentido de unión, que no razonen ni vivan que son integrantes de un partido al que se debe pertenecer aun en condiciones adversas, por el contrario, en cuanto ven que algo no sale como esperaban de inmediato cambian de bando bajo la primicia que “primero yo, luego yo y después yo”, por lo que es común que hay quienes han transitado por tres o más formaciones y sin rubor alguno siguen haciéndolo.

En estas condiciones es normal que los partidos que hoy pierden su registro en la próxima elección aparezcan bajo otro nombre, o que sus líderes se refugien en algún otro, la cuestión es vivir del presupuesto sin importar que el traje que utilice asemeje a un arlequín.

UNA LUZ EN EL TÚNEL

Dentro de un ambiente nebuloso, debido a que la epidemia se niega a irse, hay noticias positivas, como la que recientemente dio el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), al citar que Aguascalientes ocupó el segundo lugar en recuperación anual de la actividad industrial, en donde Puebla está a la cabeza y en tercero Coahuila, luego Guanajuato, Guerrero y San Luis Potosí. El informe mensual correspondiente a abril, destaca que en el Indicador de la Actividad Industrial por Entidad Federativa, se logró el 98.5% en crecimiento anual. Mientras que el Indicador Mensual de la Actividad Industrial por entidad federativa presentó a este estado con un incremento en el sector manufacturero de 178.1%, respecto al mismo mes del año 2020, convirtiéndose en la variación más alta del país. La industria de la construcción tuvo un crecimiento de 19.2% y en la minería de 3.6%.