Frida Andrade
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Con el anuncio de Estados Unidos de terminar lentamente la fase de confinamiento, las armadoras y autoparteras de esa nación podrían iniciar operaciones antes que México, lo que crearía un desfase en la cadena de proveeduría.
Dentro de la manufactura, la cadena automotriz-autopartes es la de mayor integración en Norteamérica y México ha ganado terreno como proveedor de EU y Canadá.
En 2019, el País exportó 136 mil 712 millones de dólares por autos, camiones y autopartes a EU, lo que representó 36.2 por ciento de las compras totales de esa nación por esos conceptos, según el Departamento de Comercio estadounidense.
Esto ubicó a México lejos de competidores como Canadá, Japón y Alemania.
Ayer, el Presidente de EU, Donald Trump, anunció que retomará las actividades de forma gradual y según la situación de cada estado, por lo que algunas empresas reanudarían operaciones en breve.
Pero de no darse la apertura simultáneamente, empresas en EU que se abastecen de componentes fabricados en México podrían enfrentar retrasos en la producción.
“Estamos pidiendo que se haga una coordinación en la región de Norteamérica de la declaratoria de actividad esencial al sector automotor, a todas las cadenas, en virtud de las consideraciones de que la industria automotriz está ligada al soporte de la movilidad del transporte de mercancías y personas para mantener activa a la economía”, expuso Guillermo Rosales, director general adjunto de la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA).
Expuso que Canadá también se prepara para el regreso a la actividad automotriz, y hay componentes mexicanos que se emplean en las fábricas de esa nación.
El pasado 8 de abril, el Presidente Andrés Manuel López Obrador dijo estar de acuerdo para que la industria automotriz reinicie sus operaciones de forma globalmente coordinada.
Refirió que bajo las medidas de protección necesaria se buscaría abrir toda la cadena.
En EU, la apertura de las plantas depende de cada empresa y zona en que se ubique; por ejemplo, hay empresas de camiones pesados que hablan de una posible apertura el 20 de abril.
Rosales agregó que este sector tiene una importante generación de empleos en el País.
La preocupación se extiende a empresas de transporte del sector.
Gilberto Ochoa, director general de HG Transportaciones, ubicada en Nuevo León y dedicada al traslado de productos automotrices, dijo que se prevé que sus clientes reanuden operaciones el 27 de abril, pero en México podría darse después.
En la primera semana de abril los traslados cayeron 20 por ciento anual, comentó Ochoa.