Ailyn Ríos
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-Materiales que absorben los rayos del sol para convertirlos en luz artificial e iluminar en la noche, concretos que repelen el agua o vidrios para exteriores de edificios que funcionan como paneles solares, son algunas de las innovaciones que ofrecen algunas empresas para revoluciona el sector de la construcción.
Artevia Boreal es una solución desarrollada por Holcim que ayuda a minimizar la necesidad de alumbrado en las calles, caminos, patios, ciclovías o banquetas. El material absorbe la radiación de la luz del día y la libera en forma de luz artificial en las noches.
La solución está hecha con materiales reciclados, es de fácil mantenimiento y puede proporcionar luz artificial por más de 10 horas.
“Hoy lo comercializamos en Europa, próximamente lo vamos a tener en México. Ya hay un proyecto en México con esta solución.
“Te va a permitir dejar de usar ciertas lámparas en caminos o vialidades y usar la energía solar durante la noche”, dijo José Alfredo Rodríguez, gerente de innovación de Holcim.
La durabilidad del material en construcciones es de más de 20 años cuando se le da mantenimiento.
El Centro de Innovación Tecnológico para la Construcción de Holcim México, con en el apoyo del Centro de Innovación de LafargeHolcim, en Lyon, Francia, desarrolló una familia de cementos dirigida a la autoconstrucción y la vivienda que proporcionan un escudo contra la humedad al evitar el paso del agua en las construcciones.
Estos cementos permiten mantener los acabados en buen estado por más tiempo, reducir los costos de impermeabilización y aditivos, lo que permite prescindir de ellos.
Además, esta solución reduce hasta en 13 por ciento las emisiones de dióxido de carbono.
Otra de las innovaciones de la empresa es la creación de un material que disminuye la cantidad de agua para la curación del concreto. Se estima que este material ha evitado el uso de 9 millones de litros de agua.
“Todo concreto para desarrollar las resistencias requiere de un proceso de hidratación o un proceso de curado. Lo curas a través de agua o de membranas químicas. Por cada metro cuadrado de concreto se requieren 70 litros de agua para este proceso.
“I-dracreto brinda eliminar el proceso de curado. El año pasado evitamos el uso de 9 millones de litros agua”, comentó el gerente.
De manera interna, esta tecnología permite que el agua uitilizada en el proceso de elaboración quede atrapada dentro del concreto y se vaya dosificando en los primeros siete días para que se de la hidratación, explicó Rodríguez.
I-dracreto es un desarrollo nacido y realizado en México que se está exportando a otros países.
Hay un proyecto en Francia para crear el primer barrio NetZero, con el cual se pretende evitar la generación de emisioones de carbono. En esta villa verde, los materiales de construcción cuentan con tecnología que regula la temperatura y techumbres para reducir el consumo eléctrico.
“En los edificios no solo es un cristal convencional, son cristales que sirven como paneles solares. Hay un par de edificios que son energía positiva, generan más energía que la que consumen”, mencionó el directivo.
En los recubrimientos, selladores, siliconas e impermeabilizantes también hay desarrollos que permiten optimizar la durabilidad de una construcción y reducir el uso eléctrico, coincidieron directivos de la empresa química Dow.
“Tenemos tecnología que permite que esos recubrimientos que se ponen en los techos (impermeabilizantes) puedan reflejar los rayos solares y al final permitir un mejor confort térmico”, aseguró Nataly Acosta, gerente de marketing del negocio de construcción de Dow.
El consumo energético se reduce hasta en 20 por ciento con los impermeabilizantes térmicos y éstos pueden durar hasta 20 años, explicó Acosta.
Álvaro Galindo, director comercial de Dow, destacó que los selladores y el uso doble de cristales aislantes pueden ayudar a regular la temperatura de los edificios, lo que disminuye el uso de energía para calefacciones o aires acondicionados.
En pinturas y recubrimiento también se cuenta con tecnologías que permiten que con una sola pasada el color se fije sin necesidad de poner aditivos o componentes que puedan aumentar la huella de carbón, dijo por su parte Juan Carlos Orozco, director comercial de poliuretanos y recubrimientos de la empresa.