Investigadores en medicina y nanoingeniería se han dado a la tarea de diseñar y construir herramientas a nivel prácticamente atómico, para hacer llegar medicamentos a órganos muy específicos de acuerdo a las necesidades de los pacientes.

El doctor Guillermo Ulises Ruiz Esparza Herrera, originario de Aguascalientes, es líder del grupo de investigación en Nanosistemas Moleculares dentro de la división conjunta de Ciencias de la Salud y Tecnología de Harvard Medical School y MIT, que fue invitado por el Tecnológico de Monterrey, para impartir la conferencia magistral denominada “Innovación en la Intersección de la Medicina y la Nanoingeniería”.

En la conferencia virtual, presentó un experimento tecnológico que se espera en la siguiente década pueda incrementar la vida de los órganos para trasplantes por más tiempo fuera del cuerpo donante y de esta manera, haya más posibilidad de regalar vida.

Su especialidad es la Nanomedicina, es decir, un área que fusiona la nanotecnología con la medicina y ha presentado una serie de herramientas que están a nivel de experimento, pero que se espera que en años próximos, puedan generar tratamientos y diagnósticos a nivel molecular.

“Además de las nanopartículas, también hemos desarrollado tejidos artificiales nanoestructurados o hechos con nanomateriales por medio de técnicas de bioimpresión en 3D”, explicó.

Ante sus espectadores presentó ejemplos experimentales de herramientas diagnósticas que podrán ser útiles para que los médicos en determinado momento los utilicen en los diagnósticos cardiovasculares y renales, por medio de nanosensores de bajo costo, es decir, están impresos o incorporados en tiras de papel; también llamaron la atención los nanomateriales que se auto-reparan y generan barreras biológicas que pueden ser aplicados en procedimientos quirúrgicos para prevenir la fibrosis y las adherencias en ciertos órganos como el corazón, intestinos e inclusive en los huesos.