En México, los trabajadores laboran un promedio de 2 mil 246 horas al año, que significan 480 horas adicionales a la media de los países integrantes de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos, OCDE.
Esto significa que cada persona trabajadora en México dedica a sus actividades productivas más de 48 horas por semana, sentenció la senadora Martha Márquez Alvarado.
Ante tal condición, la legisladora por Aguascalientes presentó una iniciativa de reforma a la Ley Federal del Trabajo que busca promover el modelo de Empresas Familiarmente Responsables, para que las jornadas laborales atiendan el balance trabajo-familia.En ese sentido, recalcó que la familia es de suma importancia para el desarrollo y la vida de las personas, pues constituye la célula básica de la sociedad, en la cual se adquieren valores que permean en los escenarios colectivos.
De ahí que es fundamental el fortalecimiento de los lazos entre consanguíneos y hacer conciencia de su importancia para gozar tiempos de convivencia y, en su caso, afrontar los que sea difíciles, como el que vivimos ahora.
En ese contexto, Márquez Alvarado consideró urgente adaptar el modelo EFR, con la finalidad de conciliar el trabajo y la familia, lo que dará como resultado el fortalecimiento del núcleo en el hogar.
Señaló que el modelo de Empresas Familiarmente Responsables ha abonado a la unidad familiar, el fomento de los valores, la ética y el sano esparcimiento en países desarrollados, por lo que es viable y pertinente que se aplique este modelo en México y por supuesto en Aguascalientes.
Exhortó así a sus homólogos en la Cámara Alta a aprobar la iniciativa en breve, pues frente a la adversidad que vivimos, la familia debe ser el primer círculo de atención a las grandes problemáticas por las que atravesamos en el país y en el mundo.