Luego de dos años de vivir un Quincenario con restricciones, ayer regresaron las multitudinarias peregrinaciones con el característico folclore y las diversas manifestaciones de fe. A las 17 horas fue el turno de las parroquias foráneas de Rincón de Romos, Cosío, Pabellón de Arteaga, Tepezalá, San Antonio de Tepezalá, San Jacinto, Pabellón de Hidalgo, San José de Gracia y sus Capellanías; a las 19 horas acudieron a la Basílica las parroquias de El Sagrario, Señor del Encino, El Sagrado Corazón y sus capellanías de La Merced, San Diego y Ave María, todas del centro de la ciudad. En ambas celebraciones estuvo presente el Obispo de la Diócesis, Juan Espinoza Jiménez, así como varios canónigos de Catedral.