Complicado ha sido el arranque del nuevo año 2022 con la cuesta de enero para quienes son jefas de familia en el estado, ante las alzas en la canasta básica que están por encima del incremento al salario mínimo, así lo destacó Gwendolyne Negrete Sánchez, presidenta de la Asociación Mujeres Jefas de Familia.
Afirmó que para las jefas de familia el incremento del salario mínimo de un 22% es una utopía porque muchas no están contratadas en ningún lugar, no tienen salarios, ni prestaciones, aunado a que desde el primer minuto del año 2022 todos los productos de la canasta básica están más caros. “Si antes con 150 pesos las mamás más o menos surtían una canasta básica por día en los mercados, hoy ya no, tienen que ser los 200 o 250 pesos y es mucho el incremento porque sus empleos son no formales y sin prestaciones”.
Afirmó que lo del salario mínimo para ellas no aplica y les siguen pagando exactamente lo mismo, haciéndoles sentir que les hacen el favor de seguirlas contratando, “por lo tanto hacemos hincapié que el servicio que les están ofreciendo es mucho porque les ayudan justamente a resolver un tema importante en el hogar y tienen que pagarles bien”.
AUSTERA NAVIDAD Asimismo, dijo que la Navidad estuvo muy triste para ellas con pocos regalos, dado que los mercados se vieron muy vacíos con muy poca afluencia, comparado con años anteriores en que mucho se compraba para hacer la cena. “Ahora fueron cenas muy tranquilas. Afortunadamente muchos grupos sociales salieron a repartir cenas a personas vulnerables y a comunidades y eso solventó un poquito este gusto que se dan con la familia de dar una cena navideña”.

¡Participa con tu opinión!