César Martínez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-David Monreal cumplió el martes pasado un mes al frente del Gobierno de Zacatecas, con una violencia de grupos ligados al crimen organizado que cobró, hasta el viernes, la vida de 220 personas.
De acuerdo con cifras oficiales, en el primer mes de su Administración, el Gobernador morenista enfrentó un promedio diario de 7 homicidios.
Apenas el 9 de octubre, cuatro policías municipales de la capital del Estado fueron asesinados mientras se encontraban de descanso.
El ataque a balazos, ocurrido a plena luz del día, generó pánico entre niños y sus padres que se encontraban en una cancha de futbol cercana; todos se tiraron al suelo y un menor lloraba abrazado a su balón, según se apreció en videos difundidos en redes sociales.
Zacatecas es el estado con mayor tasa de víctimas de homicidio doloso del País, con 61.51 víctimas por cada 100 mil habitantes, por encima de Baja California, Colima y Chihuahua, que habían ocupado las primeras posiciones en los últimos meses.
También es el tercer estado con mayor número de asesinatos de policías, con 29 en lo que va del año.
El lunes de esta semana fue asesinada una mujer policía de El Mineral, y al día siguiente corrió la misma suerte un ex agente de Fresnillo.
Al asumir la Gubernatura, David Monreal ratificó como Secretario de Seguridad estatal a Arturo López Bazán, quien fue nombrado en ese cargo el 9 de septiembre de 2020 por el anterior Mandatario, el priista Alejandro Tello Cristerna.
López Bazán es ex coordinador y director general de la División de Investigación de la extinta Policía Federal y director general adjunto de la Coordinación de la División de Gendarmería.
Arturo Arango, especialista en seguridad, señaló que, de acuerdo con datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, la violencia está en incremento en Zacatecas desde hace varios años.
«Desde hace tiempo Zacatecas ha estado en el ojo del huracán, tiene un problema que parece ser el retiro del Estado en algunos municipios», dijo.
Arango agregó que la zona cercana a Jalisco es la de mayor preocupación.
«Al Gobernador saliente le valió atender el tema de violencia, si el nuevo Gobernador no pone orden ya, no va a poner orden nunca», sentenció.
«Por lo general se les da 100 días para que los nuevos Gobiernos muestren un resultado positivo en materia de seguridad, y la verdad es que hasta el momento no se ha mirado nada, la delincuencia está entrando por sus fueros en Zacatecas».
Consideró que, con un mes en su gestión, David Monreal ya debería haber influido para que la Guardia Nacional se desplegara ante el avance de los grupos criminales.
«¿Qué está esperando el Gobierno federal para apoyar a un nuevo Gobernador?, y lo mismo con Nuevo León y San Luis Potosí», cuestionó.
Durante las fiestas patrias, el nuevo Gobernador David Monreal reiteró que se acogerá a la Estrategia Nacional de Seguridad.

¡Participa con tu opinión!