Yarek Gayosso
Agencia Reforma

CDMX.- Roland Garros enfrentará el desafío de ser el primer Grand Slam que se celebre con público en medio de la pandemia por coronavirus.
El torneo parisino tendrá un aforo limitado en tres pistas del complejo y no deberá superar las 5 mil personas diarias como parte de las medidas sanitarias.
Será en la pista principal Philippe-Chatrier, en la Suzanne-Lenglen y en la Simonne-Mathieu donde habrá acceso a los asistentes.
Como parte del protocolo sanitario las jugadoras y los jugadores deberán realizarse un test a su llegada, otro 72 horas más tarde y uno cada cinco días mientras sigan en el torneo que se postergó desde mayo y, ahora, se realizará desde mañana hasta el 11 de octubre.
El Roland Garros sí está contemplando la qualy, instancia que eliminó el Abierto de Estados Unidos en su reciente edición.
La postergación de este Grand Slam causó controversia al interior del circuito luego de haber tomado esta decisión de forma unilateral sin consultar a los directores de torneos, lo cual había puesto en duda la participación de algunos jugadores que hoy están en el cuadro.
Significará el regreso de su máximo ganador con 12 títulos, Rafael Nadal, aunque la rama femenil no tendrá a su actual campeona, la tenista australiana Ashleigh Barty, quien no estará al priorizar su salud.
De igual forma, la actual campeona del Abierto de Estados Unidos, Naomi Osaka, se bajó de último momento por una molestia en el tendón, las cuales le impidieron recuperarse a tiempo para el torneo galo.
Números que valen
+ 2 hoteles, diferenciados por ranking, ofrecerá el torneo para cuidar a los tenistas.
+ 5,000 personas, a lo mucho, podrán acudir diario al complejo tenístico parisino.