El rector de la Catedral Basílica, Natalio Tovar González, inauguró el Jubileo de 1000 horas de Adoración al Santísimo en celebración de los 125 años de fundación de la diócesis. El evento inició en la propia catedral y se extenderá a las 124 parroquias de la diócesis, asignando equitativamente ocho horas de adoración a cada una.
Este jubileo busca ser un acto de fe y devoción, así como una forma de agradecimiento y alabanza por la trayectoria de la diócesis a lo largo de más de un siglo. «Es una forma sencilla de agradecer y alabar al Señor», señaló Tovar González durante la ceremonia inaugural.
Un calendario detallado ha sido publicado por los organizadores, especificando el día y horario de adoración asignados a cada parroquia para facilitar la participación de los fieles. Se anticipa que este esfuerzo conjunto culmine en un «ramillete abundante y bonito» de oraciones y actos de fe, reflejando los frutos espirituales de la congregación.
El Jubileo coincide con el quinto plan diocesano y diversas actividades ordinarias en curso dentro de la diócesis, incluidos preparativos para futuras celebraciones y eventos culturales y artísticos. También se destacó la contribución de los laicos, considerados la «mayor fuerza de la diócesis».
La historia de la diócesis, que ha sido dirigida por ocho obispos y ha visto la realización de cuatro planes diocesanos y tres sínodos, demuestra un compromiso continuo que es fervientemente apoyado por grupos y movimientos laicos, pilares de su fortaleza.
«Es una forma sencilla de agradecer y alabar al Señor, y también un gesto de gratitud por la historia de la diócesis a lo largo de estos 125 años», reiteró el rector. El propósito del jubileo es no solo celebrar, sino también fortalecer el espíritu comunitario y la devoción en cada parroquia, invitando a la participación activa en las actividades programadas.
Para concluir, el rector hizo un llamado a la participación activa en los eventos futuros, en especial durante el quincenario y los festejos que culminarán el 27 de agosto, fecha en la que se conmemora oficialmente la fundación de la diócesis.