Érika Hernández
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- El Partido de la Revolución Democrática (PRD) entró en fase de extinción.
Después de 35 años de existencia, ayer la Unidad Técnica de Fiscalización del Instituto Nacional Electoral (INE) informó que le notificará sobre el inicio de su proceso de pérdida de registro como partido político nacional, al no alcanzar el 3 por ciento de la votación nacional en la pasada elección.
Aunque ya desde el fin de semana trabajadores empezaron a sacar cajas y pertenencias de la sede de Benjamín Franklin 84, en la Colonia Escandón, Alcaldía Miguel Hidalgo.
Ayer incluso, trabajadores de un camión de mudanzas sacaron mesas, sillones, sillas, pizarrones y hasta algunos trastes.
Fuentes del INE informaron que la notificación se les envió ayer lunes, pero ni la representación del PRD ni la dirigencia nacional de ese instituto habían sido notificados.
En el documento se le informará que «entra en fase de prevención» de su liquidación, la cual va desde que el Consejo General del instituto valida los cómputos de la elección, lo que sucedió el domingo pasado, hasta que el Tribunal Electoral declare firme o revierta ese acuerdo.
La Sala Superior del Tribunal tiene hasta agosto para resolver las impugnaciones que presentará el PRD en los 300 distritos.
La próxima semana, en sesión pública, la Comisión de Fiscalización realizará un sorteo para elegir al interventor que se hará cargo de la liquidación de ese partido.
Los candidatos a ese cargo son expertos en concursos mercantiles y el ganador será el responsable del control y vigilancia del uso y destino de los recursos y bienes del partido del Sol Azteca, desde el periodo de prevención hasta su liquidación.
Durante los próximos seis meses, el PRD seguirá recibiendo su financiamiento público por 39.4 millones de pesos mensuales.
Podrá hacer gastos mínimos para el pago de personal, impuestos y gastos de mantenimiento y servicios públicos, pero la erogación de esos recursos deberá ser autorizada por la Unidad Técnica de Fiscalización.
Si la Sala Superior confirma su desaparición, el partido entrará en la fase de liquidación, lo que podría durar meses o años, como ha sucedido con los partidos que han perdido su registro en la última década.
El PRD no tendrá derecho a plurinominales en el Senado ni en la Cámara de Diputados, pero tendrá dos senadores y un diputado de mayoría.