A partir de este jueves y durante 15 días, habrá “un tsunami” de anuncios promocionales sobre la Consulta Popular del 1º de agosto, que a propuesta de la Presidencia de México, consistirá en preguntar a los ciudadanos mayores de 18 años si están de acuerdo en que se castigue a políticos del pasado que hayan causado algún daño al país; serán en total 377 mil spots que se transmitirán haciendo uso del tiempo oficial en radio y televisión en todo el país.

Ignacio Ruelas Olvera informó en rueda de prensa que serán en total 246 mil spots radiofónicos y 131 mil en televisión que durante las próximas dos semanas estarán promoviendo la participación ciudadana en el ejercicio propuesto por el Ejecutivo Federal y avalado por los otros dos poderes, como son el Legislativo y Judicial.

Aprovechó para insistir que si bien la idea inicial era promover el castigo a ex presidentes del país, la pregunta específica habla de sancionar a “políticos del pasado”, en los que podrían ser incluidos dirigentes partidistas o bien ex servidores públicos y hasta actuales, que con sus hechos de ayer o eventos recientes, hayan provocado afectaciones al país, pues serían parte también del pasado.

De la misma manera, puntualizó que esta consulta, tal como está planteada la pregunta, “no es para enjuiciar a ex presidentes, es para servidores públicos del pasado, y el pasado inicia ahorita”.

Hizo referencia a las desacreditaciones que se han vertido hacia el INE en el sentido de que no ha actuado con rapidez en la difusión de la consulta, sobre lo que hizo hincapié en que la institución lo que ha hecho es atender lo que se indica en la Ley Federal de Consulta Pública, aprobada por el Congreso de la Unión, en la que se establece que se deberá hacer durante 15 días previos al ejercicio cívico de referencia.

Ruelas Olvera dejó claro que de acuerdo con el Artículo 135 de la Carta Magna, se establece que para realizar la consulta, se debe suspender toda propaganda de Gobierno que afecte la decisión del electorado, sobre lo que inclusive se han pronunciado dirigentes de partidos, no obstante, “ellos no tienen nada que hacer aquí, este no es tema de partidos, es un ejercicio de democracia directa en la que el ciudadano deberá determinar si participa o no en la pregunta, nadie más lo puede hacer”.