Jesús Carvajal
Agencia Reforma

MONTERREY, N. L.- Bastaron 34 segundos para que el debut de Javier Aguirre con Rayados se encaminara a ser exitoso al menos en el resultado.
El “gol de vestidor” que anotó Rogelio Funes Mori plantó a Rayados con seguridad en el Estadio Jalisco para superar 2-0 al Atlas, que nunca resultó ser amenazante para el equipo del “Vasco”.
La primera batalla de Rayados bajo el mando de Aguirre dejó ver por momentos lo que intentará, defenderse bien, dinamismo y luego dañar al rival sin tanto trámite.
Sin embargo ayer, con todo y que pudo golear a los Zorros, su equipo dejó de ser agresivo en el segundo tiempo cuando ya ganaba 2-0 gracias al doblete del “Mellizo” y eso incluso no le gustó ni al mismo Aguirre.
Apenas arrancado el juego, Avilés Hurtado cedió a Arturo González, quien tras buena maniobra individual tocó para el “Mellizo”; éste le regresó de “taquito” a “Ponchito”, quien disparó colocado, pero al poste, por lo que a Funes Mori sólo le bastó estar atento para empujar el balón al fondo del arco.
Ese 1-0 le dio la batuta al cuadro de Aguirre para manejar el partido. Inició intenso, presionado al rival para contraatacar rápido, pero terminó siendo calculador.
El 2-0 llegó en la compensación del primer tiempo a través de un penal que cobró Funes Mori para llegar a 114 goles y ponerse a sólo 7 de empatar al goleador histórico del club, Humberto Suazo.
El árbitro Óscar Mejía marcó la pena máxima apoyado por el VAR al detectarse una mano de Gaddi Aguirre que tapó un disparo de “Ponchito”.
Irse arriba 2-0 al descanso y con un rival que poco inquietó al portero Hugo González, quien portó el gafete de capitán, generó que Rayados fuera cediera la iniciativa al rival para buscar contraatacar.
Aún así, Monterrey pudo haber metido más dianas, pues en el primer tiempo Funes Mori falló una de cabeza dentro del área, Vincent Janssen desaprovechó otra en un centro en el primer tiempo y Aké Loba erró en el segundo con un testarazo débil sólo frente al arco.
Atlas tuvo mayor tiempo la bola, pero fue orillado casi todo el partido a intentar con disparos lejanos o en centros a la olla, siendo dos cabezazos, uno de Anderson Santamaría y otro de Aldo Rocha, los que más provocaron el esfuerzo de un seguro González.
Aguirre declaró al final del juego que a su equipo le faltó atrevimiento y mejor manejo de pelota y por eso no quedó contento, a pesar del buen resultado.
Por eso, con el triunfo en su debut, intentará seguir puliendo a los Rayados para el próximo sábado en casa ante un rival de mayor jerarquía como lo es el América.