La Asociación Mexicana de Profesionales Inmobiliarios en Aguascalientes, en voz de su presidente Mario Álvarez Michaus, se manifestó en contra de la propuesta de Ley de Ingresos del Ayuntamiento de Aguascalientes del año 2022, donde pretenden aumentar de 2 a 3% el Impuesto de Adquisición de Bienes Inmuebles, tras afirmar que ello afectará directamente al gremio y desincentivará las inversiones.

El representante de la AMPI en Aguascalientes explicó que el impuesto del ISABI se paga cada vez que una persona va a escriturar una propiedad por compra-venta y que en el caso del municipio de Aguascalientes se exenta de dicho pago cuando hay donación o herencia entre padres e hijos o entre cónyuges y concubinos.

Destacó que los agentes inmobiliarios están en desacuerdo con este aumento porque al final esta medida va a restar competitividad al Estado y en las inversiones “porque si una casa vale 1 millón de pesos, de ISABI antes pagaban 20 mil pesos y ahora van a pagar 30 mil si esto llega a aprobarse”.

Recordó que previo a la toma de protesta del alcalde Leonardo Montañez, ya habían tenido una reunión con él en el seno del Consejo Coordinador Empresarial de Aguascalientes y les había dejado entrever la intención de subir el ISABI al 2.5%. “Nosotros acusamos de recibido, nos dimos por enterado, pero nunca ni estuvimos a favor y considerábamos que era un tema que se iba a socializar, lo cual no fue así”.

Afirmó que si bien en apariencia el aumento de 2 a 3% no es mucho, sí lo es, ya que el incremento representa un 50% del actual impuesto, dada la pandemia, los problemas de los créditos hipotecarios ante los bancos por la situación del hackeo en el Registro Público de la Propiedad y ahora esto viene afectar más al gremio inmobiliario.

¡Participa con tu opinión!