Rolando Herrera
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-Dos empresas a las que el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) les rescindió el contrato por incumplir la entrega de ventiladores para pacientes Covid-19 fueron inhabilitadas por 3 años 9 meses por la Secretaría de la Función Pública (SFP).

Una de las sancionadas, Bidcom Energy S.A. de C.V., presuntamente es propiedad de los hermanos Josué y Jaime Quintanilla Ayache, quienes son sobrinos de Arturo Quintanilla Hayek, compadre de la Secretaria de Energía Rocío Nahle, de acuerdo con una denuncia interpuesta por la Senadora panista Xóchitl Gálvez.

La otra compañía sancionada es Levanting Global Servicios S.A. que, de acuerdo con información que en abril del año pasado publicó la organización Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI), pertenece a Baldemar Pérez Ríos, quien en 2017 fue sentenciado en Estados Unidos por haber servido de testaferro en un fraude a inversionistas de aquel país.

Las sanciones, publicadas este martes en el Diario Oficial de la Federación, fueron impuestas por el Órgano Interno de Control del IMSS e implican que durante el periodo señalado ninguna de las dos compañías podrá participar en procesos de contratación en la Administración Pública Federal ni en los gobiernos locales cuando las compras se hagan con recursos federales.

Además, el OIC impuso a las empresas una sanción económica, cuyo monto no fue revelado, el cual deberán cubrir antes de que concluya el proceso de inhabilitación, pues en caso de no hacerlo la prohibición para obtener contratos del Gobierno subsistirá.

En el caso de Bidcom Energy, conforme a la denuncia de Gálvez, presentada el 1 de junio de 2020 ante la SFP, el IMSS le adjudicó un contrato por 114 millones de pesos para adquirir ventiladores pese a que ofreció un precio superior al existente en el mercado y a que la empresa, de reciente creación, no tenía experiencia el sector de insumos médicos.

” lo que evidencia y hace concluir el favoritismo en el proceso de adjudicación directa y formalización del contrato asignado a la empresa Bidcom Energy S.A. de C.V., presuntamente propiedad de los sobrinos del C. Arturo Quintanilla Hayek, compadre de la Secretaria de Energía C. Norma Rocío Nahle García, para obtener el generoso y ‘jugoso’ de la Administración Pública Federal”, señala el escrito.

En el caso de Levanting Global Servicios, el IMSS le había otorgado un contrato por 93 millones de dólares para adquirir 2 mil 500 ventiladores, pagando un precio por unidad que hasta ese momento era el más caro del que se había pagado en compras previas.

En ambos casos, tras darse a conocer las irregularidades, el IMSS anunció la rescisión de los contratos argumentando incumplimiento de pate de los proveedores.