Un total de mil 114 migrantes de la nueva caravana de centroamericanos que salieron el lunes de Honduras ingresó a México de manera ordenada por el Puente Internacional Fronterizo Rodolfo Robles para iniciar trámites de regularización, informó el Instituto Nacional de Migración (INM).
El instituto detalló que se han registrado en la frontera sur a 969 adultos y 145 menores de edad del nuevo éxodo centroamericano.
Del total de adultos solicitantes, 766 son de Honduras, 155 de El Salvador, 39 de Guatemala y 9 de Nicaragua.
Tras cruzar el puente internacional, los centroamericanos fueron llevados a los módulos atención, donde les entregaron una solicitud y registraron sus datos personales para obtener una tarjeta de visitante por razones humanitarias.
Para una migración más ordenada el primer paso a seguir, indicó el INM, es la entrega de brazalete a los migrantes, luego se registra el nombre y se escanea el código.
Posteriormente, el INM toma los datos personales y la fotografía, hace el registro respectivo en el sistema, desahoga una “comparecencia” y, por último, se toman los datos biométricos.
Esto ayuda a evitar duplicidad de trámites, y también para que puedan entrar al albergue habilitado en esta ciudad chiapaneca.
El director de Resoluciones Migratorias del INM, Héctor Hugo Alemán Pacheco, se encuentra en Suchiate para orientar y brindar información a los migrantes centroamericanos.
Una vez que finaliza el registro, la autoridad revisa el expediente para su resolución correspondiente.
Anoche, el instituto reportó que ya se entregaron las primeras tarjetas de visitante por razones humanitarias a migrantes centroamericanos.
Por su parte, el Coordinador Nacional de Protección Civil, David León Romero, explicó que el estatus migratorio de los centroamericanos será resuelto en un plazo no mayor cinco días.
En ese periodo, los migrantes podrán esperar en el albergue acondicionado en Suchiate o retornar a Guatemala o a sus países de origen.
“Estamos poniendo en marcha un protocolo que integra a los gobiernos federal, estatal, municipal y actores del sector social para poderles dar un trato digno con respeto a derechos humanos a los migrantes que lleguen al país”, expresó.
Señaló que el albergue acondicionado podrá aumentar su capacidad, y dependerá de la llegada de personas a la frontera.
Por la mañana, en la ciudad de Tecún Umán, en el lado guatemalteco, el grueso de la caravana migrante se organizó para ingresar a México.
Las autoridades de ambos países no cerraron el paso fronterizo, como sí lo hicieron en octubre pasado con las primeras caravanas.
El paso vehicular y de personas operó ayer con normalidad, así como los servicios que brindan autoridades migratorias y aduanales en ambos lados de la frontera.

Facilitan paso

El Gobierno de Guatemala otorgó a los integrantes de la nueva caravana de centroamericanos un pase de 30 días para que puedan transitar sin problemas por el país.
Franz Kis, delegado de la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (Conred) de Guatemala, dijo que ese documento y una identificación oficial podrían servir para los trámites que pudieran hacer los migrantes en México.
“México ha dicho que no va cerrar su frontera y va a tener puertas abiertas para todo el migrante que tenga sus documentos en orden”, expresó.
Además, mencionó, diversas organizaciones y autoridades guatemaltecas ofrecen ayuda humanitaria a los migrantes.
Según reportes, alrededor de mil 700 migrantes están en tránsito por Guatemala.