La Selección de Inglaterra consiguió su pase directo a los octavos de final de la Euro, luego de derrotar por la mínima a República Checa en la mítica cancha de Wembley, quedándose con el liderato de su grupo, aunque con sólo dos goles anotados.
A los dos minutos, los ingleses ya habían generado mucho peligro con un disparo de Raheem Sterling que se estrelló en el poste y, a los 10 minutos, Harry Kane también estuvo cerca de abrir la lata, pero el arquero checo evitó el tanto de la estrella del Tottenham.
Fue hasta el minuto 12 cuando por fin cayó el gol de los británicos, en una jugada por la banda izquierda por parte de Grealish, quien envió un centro tendido al otro extremo del área, para que el mismo Sterling marcara el 1-0 con la cabeza.
En los siguientes minutos, República Checa también tuvo algunas llegadas en el área rival, pero ninguna de gran peligro, mientras que los ingleses, al tener la presión de ganar en casa, siguieron intentando con más jugadas ofensivas.
Para la segunda mitad, la historia no cambió mucho y la jugada más sobresaliente fue un gol de Jordan Henderson que tuvo que ser invalidado, así que ambas selecciones se conformaron con el marcador final de 1-0 a favor de Inglaterra.
Con este resultado, el conjunto inglés avanzó como líder de grupo con 7 puntos y sólo dos goles anotados, aunque su ventaja es que no han recibido goles en lo que va del certamen, lo que habla de un juego no tan vistoso, pero efectivo.

Croacia se cuela a la fiesta grande
Después de haber perdido y empatado sus primeros dos juegos en la competencia, el día de ayer la Selección de Croacia logró rescatar una victoria de 3-1 sobre Escocia para subir hasta el segundo lugar de su grupo, avanzando de manera directa a la fase final de la Eurocopa 2020.
Los primeros en anotar fueron los croatas al minuto 17, en una jugada dentro del área escocesa con muchos rebotes; Nikola Vlasic recibió el balón dentro del área y, después de cubrir el esférico, logró rematar a puerta, anotando el 1-0 en la ciudad de Glasgow.
A pocos minutos de culminar la primera mitad, Callum McGregor empató el partido con un disparo desde la media luna, poniendo en aprietos a la selección subcampeona del mundo, ya que un empate hubiera significado su eliminación del torneo.
Sin embargo, en la segunda parte, el capitán Luka Modric volvió a poner en ventaja a su equipo con un golazo de tres dedos que se coló en la escuadra rival, y más tarde Ivan Perisic selló la victoria de 3-1 con un gran gol de cabeza en un tiro de esquina.
Gracias a este marcador, la Selección de Croacia avanzó directo a los octavos de final, al quedarse con el segundo lugar sumando 4 puntos, empatando con República Checa, pero siendo superior en cuanto a diferencia de goles, mientras que Escocia se despidió de la Euro con tan solo un punto.