Instalado en la puerta del mercado Juárez sobre la calle Victoria, el señor Alfredo se ha dedicado en los últimos 30 años a la venta de juegos y juguetes tradicionales hechos de manera artesanal y a base de madera la mayoría de ellos. Aunque no es mucha la demanda por los mismos, el comerciante precisó que todos los días tiene la fortuna de realizar algunas ventas.
Desde 1990 y contando, Alfredo ofrece una gran variedad de juguetes como dados, resorteras, trompos, matracas, marionetas, tambores y demás, todos colocados en su puesto de dos metros de largo montado sobre algunas tarimas. Pintados de colores llamativos y en varias presentaciones, el juguete tradicional es una expresión representativa de la cultura mexicana que lamentablemente ha ido perdiendo aceptación, debido al gusto por juguetes cada vez más modernos. La suspensión de actividades escolares ha afectado como a muchos otros giros, al sector artesanal al ser estudiantes quienes por la realización de actividades suelen adquirir dichos artículos, aunque también existen menores que al final quedan atrapados por el ingenio plasmado en juguete. Alfredo hace un llamado a los padres de familia para que inculquen a sus hijos el adquirir regularmente esos productos ya que además de ser inofensivos, son entretenidos sanos y económicos.
“Yo les recomiendo que vengan, hay niños que se sorprenden al ver trompos, yoyos, la matraca, no saben qué hacen y cómo se juega pero ya después se dan cuenta por medio de los papás o abuelos y hasta ellos terminan jugando. Los precios varían pero son más económicos que cualquier juguete”, concluyó.