Informalidad y mal ambiente laboral, en la mira del Centro de Conciliación

El Centro de Conciliación Laboral del Estado enfrenta un panorama complejo al cierre de 2023, con un notable aumento en los conflictos entre patrones y trabajadores, alcanzando cerca de 13 mil casos, principalmente por despidos injustificados.

Gregorio Zamarripa Delgado, su director, señaló que esta tendencia se repite anualmente, observándose un incremento significativo en diciembre. Estos casos suelen involucrar a empleados con puestos inestables, lo cual parece estar relacionado con la informalidad laboral y la falta de estabilidad en el empleo.

Además, se ha observado que algunos abogados incitan a los trabajadores a alegar despidos no justificados para mejorar las probabilidades de éxito en sus reclamaciones laborales.

Zamarripa Delgado admitió que el Centro de Conciliación Laboral del Estado enfrenta un reto importante en 2024: reducir los conflictos laborales y promover un ambiente de trabajo más estable y equitativo para trabajadores y empleadores.

Como respuesta, el Centro está implementando estrategias preventivas en colaboración con la Dirección del Trabajo, la Procuraduría y otras dependencias. Estas acciones buscan capacitar a las empresas para disminuir las demandas, con el objetivo principal de fomentar la estabilidad laboral y la formalización de los empleos, equilibrando las garantías para los empleadores y la formalidad de los trabajadores en sus puestos.

Sin embargo, Zamarripa Delgado indicó que un 40% de los casos atendidos en 2023 se basaron en acusaciones infundadas de despido no justificado. Esto enfatiza la necesidad de aumentar la concienciación y educación tanto de empleadores como de empleados.

Asimismo, el Centro ha detectado un incremento en reclamaciones por conceptos como horas extras y vacaciones, señalando un problema más amplio en el sector laboral.

La estrategia del Centro apunta a no sólo resolver disputas individuales, sino también a abordar las causas fundamentales de la inestabilidad laboral y mejorar la relación entre empleadores y empleados. Esto incluye enfocarse en sectores específicos, como el de autoservicio, donde la alta rotación de personal y las prácticas de empleo suelen generar conflictos.