Una amarga Navidad tendrán las jefas de familia en Aguascalientes dado que la mayoría no recibe aguinaldo por estar en un empleo informal, por lo que además enfrentarán una cuesta de enero muy subida y con una tendencia de menos ingresos, señaló la presidenta de la Asociación Mujeres Jefas de Familia, Gwendolyne Negrete Sánchez.
Comentó que muchas jefas de familia en el estado no reciben aguinaldo ya que tan sólo de las casi 2 mil 300 mujeres que atiende su asociación, el 80% no recibe dicha prestación porque están en un trabajo informal o a veces resulta complicado identificar cómo es su relación laboral con algunas empresas porque están contratadas, pero de manera informal.
Por lo anterior, dijo que su asociación trabaja legalmente hablando, para identificar cómo es que las empresas están haciendo este tipo de empleos porque todas las personas que laboran, especialmente las mujeres jefas de familia merecen tener su contrato legal y formal.
Subrayó que este año la inflación ha sido muy alta y con ello los precios de los productos de la canasta básica, cuyos aumentos han oscilado entre el 45 y al 60% y con una precariedad en el ingreso, por lo que ha sido muy difícil para las jefas de familia, sostener a sus hijos ya que el dinero no les alcanza. “Parecieran buenas noticias cuando se habla de un incremento al salario, pero cuando hablamos de una persona que no tiene trabajo, este ingreso en vez de beneficiarle, le perjudica, porque al hablar de un aumento de salario, también nos referimos a un alza en la inflación que pega absolutamente a todos en el bolsillo”.
Por ello, indicó que se prevé una cuesta de enero muy marcada con una tendencia de menos ingresos para las jefas de familia, por lo que la autoridad deberá llevar a cabo una estrategia adecuada para este sector de la población, a fin de que tengan un ingreso suficiente que les permita mantener a sus hogares. “No es posible que los hogares comandados por mujeres jefas de familia sigan siendo los más afectados y los más pobres en un incremento constante de la pobreza extrema porque es justamente en estos hogares donde pega más la precariedad y las enfermedades”.