Fernando López Gutiérrez

ferlog14@gmail.com

@ferlog14

El 14 de mayo pasado el Instituto Mexicano para la Competitividad A.C. (IMCO) presentó el Mapa del magisterio de educación básica en México; un estudio elaborado con información de la Secretaría de Educación Pública (SEP), que muestra un panorama sobre las condiciones de la educación en nuestro país, a partir del análisis de información sobre la situación del magisterio y la infraestructura educativa del nivel básico en las entidades federativas.

Los resultados del estudio captaron de inmediato la atención de la opinión pública al destacar aspectos sobre los elevados salarios de algunos profesores y resaltar las lamentables condiciones en que se encuentran diversas escuelas de nuestro país, además de señalar profundas irregularidades en la presentación de la información pública sobre la materia por parte de las autoridades.

Dentro de los puntos del trabajo del IMCO que generaron mayor polémica se encuentran los “hallazgos” siguientes: 1,440 maestros -todos nacidos el 12 de diciembre de 1912- que supuestamente imparten clases en el estado de Hidalgo; 7,183 maestros, con un rango de edad de entre 26 a 91 años, que al parecer ganan más de 100 mil pesos mensuales; 70 maestros que, según los datos, perciben más de 193,458 pesos al mes (que es el salario del Presidente de la República); el profesor oaxaqueño A. Ramírez Z. que, según el IMCO, gana603 mil pesos mensuales; y la Preescolar Bandera Nacional en Iguala, Guerrero, que de acuerdo al estudio mantiene una nómina mensual 85 mil 533 pesos.[1]

En respuesta a este tipo de información presentada por el IMCO, la SEP emitió un comunicado explicando las razones particulares por las cuales las bases de datos revisadas por dicha Asociación Civil entregaba datos tan desconcertantes y señalando que:

“existen múltiples errores en la información dada a conocer sobre salarios de maestras y maestros (…) dicho análisis carece de seriedad y de rigor, pues debió haber comparado meses anteriores y posteriores de salarios, para constatar que los pagos mencionados han sido únicos por diversas razones”[2]

En contestación a lo anterior, el IMCO sostuvo que su análisis era válido, dado que se obtuvo de fuentes oficiales y públicas de información y solamente mostraron lo que los datos arrojaban.[3]

La polémica en torno a la validez del contenido del Mapa del magisterio de educación básica en México ha desviado la atención de los importantes resultados que se obtuvieron. Los puntos de discusión que señalamos con anterioridad son claramente irregularidades estadísticas que, al no haber sido presentadas de dicha manera o verificadas por el IMCO, generaron un escándalo publicitario que afecta la percepción sobre la seriedad del análisis.

La realidad es que la calidad de la información con la que trabajó la Asociación Civil es pésima y esa debió ser, desde mi perspectiva, la materia principal y el centro de sus observaciones. El IMCO privilegió destacar datos impresionantes para recalcar la opacidad y obtuvo la atención de los medios sin dejar un mensaje claramente establecido. Esperemos que por lo menos las autoridades recojan dicha experiencia y se convenzan de una vez de los beneficios de la máxima publicidad en el ejercicio público.

[1] Instituto Mexicano para la Competitividad A.C.Presentación del Mapa del magisterio de educación básica en México consultado el 18 de mayo de 2014 en:

http://imco.org.mx/wp content/uploads/2014/05/20140514_MapaMagisterioMexico_Presentacion.pdf

[2] Secretaría de Educación Pública. Comunicado 121.- Habrá mayor vigilancia y control de la nómina magisterial con la Reforma Educativa. México D.F. 16 de mayo de 2014. Consultado el 19 de mayo de 2014 en:

http://www.comunicacion.sep.gob.mx/index.php/comunicados/mayo-2014/517-comunicado-121-habra-mayor-vigilancia-y-control-de-la-nomina-magisterial-con-la-reforma-educativa

[3] Instituto Mexicano para la Competitividad A.C. Mapa del magisterio de educación básica en México. Boletín de Prensa. 15 de mayo de 2014. Consultado el 18 de mayo de 2014 en:

Mapa del magisterio de educación básica en México