Hasta el año 2023 se prevé que ceda la inflación en México tras las afectaciones por la pandemia y por la guerra entre Rusia y Ucrania, que han provocado alzas importantes en los precios de varios productos, destacó el vicepresidente regional de la Federación de Colegios de Economistas de la República Mexicana, Jael Pérez Sánchez.
El especialista comentó que de acuerdo con un informe de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) se ha proyectado que la economía mundial va a converger a como estaba antes de la pandemia hasta el año 2023.
Recordó que hubo un shock muy importante para todas las economías del mundo debido a la pandemia y ha continuado ahora con el tema de la guerra de Rusia con Ucrania, aunado a que la inflación está pegando muy fuerte a nivel mundial, no solamente para México.
Explicó que, si bien Rusia y Ucrania son relativamente pequeños, en términos de producción, son grandes productores y exportadores de alimentos clave, de minerales y de energía.
Indicó que los precios de algunas materias primas producidas por Rusia y Ucrania están creciendo rápidamente a partir de enero de 2022, además de que ambos países representan el 30% de las exportaciones mundiales de trigo, maíz, fertilizantes y gas natural en un 20% y 11% del petróleo, además, las cadenas de suministro de todo el mundo dependen de las exportaciones de metales de Rusia y Ucrania.
Apuntó que las presiones inflacionarias son muy fuertes en todos los países y en América Latina primero está Brasil con una inflación arriba del 10% y México se ubica a la primera mitad de abril en 7.72% aunque se prevé que pueda llegar a poco más del 8%.
A pesar de lo anterior, dijo que la buena noticia es que a partir del año 2023 se espera que nuevamente las presiones inflacionarias cedan un poco y la mayor parte de los países empiecen a converger a lo que antes se tenía como objetivo de política inflacionaria, eso si no suceden situaciones atípicas que nadie tienen contempladas en este momento.

“El que más ha variado es el precio del trigo, después de los fertilizantes, del níquel, del maíz y del paladio, obviamente esto va generando presiones inflacionarias a escala global…”
Jael Pérez Sánchez, economista

¡Participa con tu opinión!