Salvador Rodríguez López

Con una actitud que dista mucha de ser la de un gobernante, el presidente de la República afirma que sí habrá vacunas para el personal médico de los centros privados, pero “a su tiempo”, lo que significa que si en la espera enferma o fallece alguno de ellos es porque ya le tocaba, pero no por culpa del Gobierno.

Ha sido una lucha contra el reloj, ya que en el caso de Aguascalientes cerca de 2 mil 500 profesionales de la medicina particular no han recibido la primera dosis, mientras que sus colegas del sector oficial ya van por la segunda, de ahí que insisten en ser atendidos y termine esta discriminación, como si no importara lo que pueda sucederles.

En la manifestación que llevaron a cabo la semana pasada a las puertas de Palacio de Gobierno (¿Por qué será que cada vez que hay un reclamo social de inmediato cierran las puertas de la llamada “casa del pueblo”?), reiteraron la reivindicación de ser atendidos a la mayor brevedad, exigencia que se hizo extensiva en todo el país y que tal parece empezaría ayer.

Consideran que la Federación, al dejarlos fuera de este derecho, debilita al Sistema de Salud en México y podría empeorarse si como segmento de profesionistas resulta infectado, a lo cual están expuestos en mayor grado que sus compañeros de hospitales públicos, porque no tienen las mismas condiciones para protegerse a la hora de atender a los pacientes, donde algunos podrían estar contagiados del coronavirus y no lo saben, por lo que trasmiten la enfermedad al médico y éste a su vez a otros compañeros y allegados.

En el caso concreto del Colegio de Médicos Cirujanos de Aguascalientes se han tenido 52 fallecimientos por ese motivo, tanto de galenos como de enfermeras y otro personal de apoyo, entre ellos tres paramédicos de ambulancias de la Cruz Roja y 14 entre administrativos, de cocina y servicios generales. Es indudable que todo el personal que labora en hospitales generales, clínicas, dispensarios y consultorios, etc., está en riesgo a formar parte de la estadística.

Exigen que termine con el aislamiento de que son objeto por parte del Gobierno Federal y que no se minimice la labor que desempeñan, mediante comentarios como los que hizo el subsecretario de Salud, Hugo López, quien afirmó que en la medicina privada atienden a “pocos” enfermos por lo que no es urgente que se les vacune (17/IV/21), sin embargo así fueran “pocos” están inseguros. Es tanto como señalar que los profesores del sector urbano tienen preferencia sobre los del medio rural porque acogen a más alumnos, cuando todos sin excepción están en el mismo canal de amenaza.

Los demandantes sostienen que no es cuestión de gustos o de propensión hacia la porción oficial, sino obligación de las autoridades de velar por la salud de todos los mexicanos y entender que es un problema sanitario al que por igual se enfrentan en hospitales públicos que particulares y consultorios. Lo que se exige no es una dádiva ni un favor sino un derecho que les asiste de estar protegidos, por lo que seguirán reclamando hasta lograr que todos sean escuchados.

El hecho de que el Gobierno sea el único que puede adquirir las vacunas y concentre su distribución limita extremadamente a quienes no están en su círculo, por lo que se ven obligados a solicitar que los incluyan y abrir un compás de espera hasta lograr su propósito, mientras tanto varios de ellos pueden ser contaminados sin que la autoridad se haga responsable.

CANTINELA ELECTORAL

El candidato a presidente municipal Leonardo Montañez, se compromete a cumplir lo que su jefa no pudo en cuatro años y medio al frente de la comuna, al asegurar que si gana el 6 de junio recuperará el servicio de agua y alcantarillado.

Con tamaño ofrecimiento espera conquistar el voto, sin embargo se olvida que de buenos deseos está empedrado el camino al infierno. Aquí no se trata de una decisión unilateral sino de un estudio técnico-contable que permita determinar si conviene o no cancelar la concesión y en su caso de qué alcance es la indemnización que deba pagarse a la empresa francesa; recuérdese que en marzo de 1996 el primer alcalde panista modificó el título de concesión y que incluyó una cláusula de cómo sería la recesión y bajo qué condiciones podría hacerse, principalmente que deba restituirle a la compañía lo que presuntamente invirtió en todo el tiempo que ha estado al frente del servicio.

Como es costumbre en tiempo de campaña, los candidatos prometen y se comprometen a solucionar los más variados problemas que aquejan al núcleo social y en este caso el abanderado blanquiazul asegura que “recuperará el servicio de agua potable y alcantarillado y se vigilará que haya tarifas justas”, además promoverá la reparación de fugas “de modo inmediato”.

Cada tres años se escucha el mismo estribillo y no sólo de los panistas sino de todos los partidos en competencia; saben que uno de los temas más sensibles para la sociedad es el del agua, por lo que dicen poseer la varita mágica que cambiará todo por el sólo hecho de que resulte ganador, entonces hay que elegir el que ofrezca más sobre este particular.

La actual administración municipal data de 2016, misma que se encuentra en un segundo período abreviado de dos años. En este tiempo se la pasó ofreciendo que revocaría el título, a sabiendas que el único que puede hacerlo es el Congreso del Estado, incluso integró a un grupo de ciudadanos que se encargarían de decidir los siguientes pasos, pero como siempre ocurre, el propósito se quedó en el camino porque quien encabezaba el proyecto se fue como candidata a diputada federal y tal vez en julio regrese para cobrar las cinco últimas quincenas y de paso reiterar que desde el Congreso de la Unión “luchará” por hacer realidad esa intención.

Otra de las propuestas que presentó Montañez como parte de su hoja de ruta es crear un Centro de Salud Mental que se encargue de atender a los enfermos por alcoholismo y drogas, aunque para ello ya existe una clínica especializada a cargo del Gobierno del Estado, además del Hospital de Neuropsiquiatría. Como lo han hecho cada uno de los alcaldes capitalinos, plantea reforzar la seguridad policíaca con más patrullas, policías y cámaras de videovigilancia con reconocimiento facial.

Ya entrado en gastos afirma que se necesita de mayor infraestructura en parques y jardines públicos, lo que ojalá incluya la Línea Verde, que desde 2013 dejaron “morir” las sucesivas administraciones, por lo que aquello que fuera un ejemplo nacional está convertido en un páramo, y que efectivamente se recuperen los gimnasios al aire libre que se crearon en el trienio 2011-2013 y por incuria de quienes siguieron, acabaron destruidos.

Es mucho lo que falta por hacer para que Aguascalientes capital sea un espacio de progreso y crecimiento armónico y esto no se consigue con sólo anhelarlo, hay que hacer estudios a cargo de especialistas en cada materia y considerar con qué recursos se cuenta, cuál sería la inversión y en qué tiempo se pondría en operación. Treinta y seis meses parecen muchos, pero a la hora de desarrollar las ideas son pocos, de ahí que todo tiene que ir balanceado para que dé los resultados tan largamente esperados por la población en general.

PREMIO NACIONAL

Honrar la palabra es sinónimo de seriedad, por lo que pese a que por segundo año consecutivo no habrá Feria de San Marcos, se llevó a cabo el Premio Nacional de Poesía Aguascalientes 2021 que ganó Rubén Rivera, poeta y fotógrafo nacido en Guasave, Sinaloa, en 1962. Es egresado de la licenciatura en Lengua y Literatura Hispánica de la Universidad Autónoma de Sinaloa. De entre los 300 trabajos que se presentaron, el poemario Senderos de Suicidas fue con el que ganó y lo firmó bajo el seudónimo William Marwood, haciéndose merecedor a 500 mil pesos, de los cuales 250 mil son otorgados por el Instituto Nacional de Bellas Artes y 250 mil por el Instituto Cultural de Aguascalientes. Entre otros reconocimientos que ha obtenido Rivera, está el Premio Nacional de Poesía Clemencia Isaura de Mazatlán (2000) y mención honorífica en el Segundo Concurso Nacional de Poesía Benemérito de las Américas de Oaxaca (1998).