La firma del acuerdo del T-MEC significará para el sector automotriz, la finalización de dos años llenos de incertidumbre en el que se llegaron a perder algunos empleos indirectos, y a su vez la posibilidad de estabilizar el comportamiento de las empresas involucradas.
Cuitláhuac Pérez Cerros, presidente del Clúster Automotriz, dijo que en términos generales y a pesar de que las autoridades federales no realizaron una negociación buena totalmente con Estados Unidos y Canadá, se estima que para finales de año la industria que representa obtenga un repunte.
Detalló que en los últimos cinco años por lo menos, el 80% de las exportaciones del país son concretadas en el vecino país del norte, lo que significa que el PIB depende hasta en un 64% de los Estados Unidos.
“Sólo el 16% de las exportaciones van para otros países, eso es lo alarmante, que al final de cuentas dependemos de un solo país.
La gran mayoría de esas exportaciones se hacen en función de la maquila, no de productos o tecnología propia”, expresó.
Agregó que México requiere convertirse en una nación productora de servicios, insumos y tecnología, y no solamente de ofrecer mano de obra.

 

¡Participa con tu opinión!