Óscar Luna
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Alexander Gómez, de 16 años de edad, fue asesinado la noche del martes presuntamente a manos de policías municipales en la Alcaldía de Acatlán de Pérez Figueroa, Oaxaca, homicidio que causó indignación y un reclamo generalizado para lograr justicia.
Familiares del adolescente denunciaron que Alexander, quien era conocido como “Chander”, salió junto con un amigo a comprar refrescos a una tienda de conveniencia y fue agredido a balazos por agentes municipales.
El caso, que se sumó al asesinato por presunta violencia policial contra Giovanni López, en Jalisco, y Carlos Andrés Navarro Landa, en Veracruz, generó críticas en redes sociales, donde se hicieron virales los hashtag #JusticiaParaChander y #JusticiaParaAlexander.
En la plataforma Change.org fue lanzada una petición al Gobernador de Oaxaca, Alejandro Murat, para que se abra un proceso contra los responsables bajo cargos de asesinato, la cual contaba con más de siete mil firmas de apoyo.
Dulce Darián, familiar de Alexander, señaló que uno de los responsables es un agente conocido como “Comandante Chita”.
Explicó que en su casa encargaron una pizza, por lo que el joven se dirigió alrededor de las 23:00 horas a una tienda a comprar un refresco, pero al estar afuera de una gasolinera fue agredido por los agentes municipales a bordo de la patrulla número 023 sin que previamente le marcaran el alto.
“Los iban persiguiendo, estaban en la gasolinera comprando un refresco, empezaron a disparar, y pues ellos los niños de 16 y 15 años se espantaron, alcanzaron a correr hacia el otro lado de la calle en la moto y ya no pudieron seguir manejando más”, narró en entrevista con REFORMA.
“No le dieron la opción de que se parara, ni que se quitara el cubrebocas, sólo le empezaron a disparar y le dieron un tiro en la cabeza. Alexander murió al instante porque los policías no quisieron auxiliarlo, sólo la Policía estaba ahí, pero en ningún momento los quisieron auxiliar”.
Darián acusó que las autoridades tratan de justificarse diciendo que se confundieron y que el adolescente traía un arma de fuego.
Agregó que Alexander era hijo de padres mexicanos y nacido en Carolina del Norte, Estados Unidos, por lo que buscarán que autoridades de ese país intervengan para que se haga justicia.
“Estamos viendo la manera de que también se pueda tratar en Estados Unidos para que no quede impune”, comentó.
En redes sociales circuló un video en el que la madre del joven futbolista, quien jugaba en un equipo profesional en Orizaba, denunció a gritos el asesinato a manos de policías.
“Mi hijo no era malo, mi hijo no fumaba, no tomaba, tenía un sueño y esos hijos de su puta madre se lo han truncado. Yo soy una mujer fuerte, me lo mataron, ya lo vi, y no me voy a dejar caer, pero quiero que todos se levanten y no se dejen”, manifestó.
“Cómo puede ser, una patrulla se le fue encima pensando que él iba con un arma, mi hijo no usa armas”.